Shirley: Un relato


Como no admirar a la gran Charlotte Brontë. con ella he podido disfrutar con Jane Eyre, El Profesor, Vilette y ahora Shirley.
Es increíble la vigencia que pueden tener los clásicos.
Algunos de sus párrafos son reveladores y dice algunas cosas tan profundas y tan de verdad que quedas maravillada ante su manera de escribir: la inocencia de los dieciocho, el papel de la mujer en el siglo XIX... Shirley, una mujer independiente; Caroline, huérfana de carácter apacible; Robert Moore, dueño de una fábrica textil o Louis Moore, un preceptor.
Todos ellos nos van guiando en esta historia de amor, de detallado costumbrismo y con una gran carga social que nos recuerda a otra grande: Elisabeth Gaskell y su increíble Norte y Sur. ¡Una delicia su lectura!

El cuadro pertenece a una mujer artista llamada Rebecca Solomon, La institutriz de 1854.

Comentarios

  1. Nunca pude leer esta novela, no la puedo conseguir más que en formato digital (y odio leer de la computadora).
    No pierdo las esperanzas.

    ResponderEliminar
  2. A mí me la regalaro, pero según me contaron, tuvieron que buscarla bien lejitos por que ni siquiera en Madrid la tenían. Yo también detesto leer en el ordenata. Me hacen chiribitas los ojos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Noelia,
    Otro libro que me apunto como posible lectura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Jane Eyre me fascinó, así que apunto en mi lista El profesor, Vilette y Shirley. Norte y sur ya aparece en mi lista jeje!
    Muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
  5. Noelia, nada que ver con tu entrada, pero estás viendo la nueva temporada de True Blood??? Me estoy volviendo loca de la ansiedad...es que sabés que prefiero a Eric antes que Bill.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Recuerdo infantil: María Pascual