Estrella brillante





Lienzos blancos,

desplegados en la sala oscura.
Opacos,
sin brillo,
como las velas de un barco arrojado en la tormenta.
Sombras compartidas
en mi viaje por el río de sus palabras.
Llega la noche.
Me abraza.
Me uno al latir
de dos corazones palpitantes.
Serena descanso en su regazo,
cuajado de belleza.
Allí,
donde los ojos hablan
y mi corazón escucha.
A ese lugar,
por un momento soñado,
construido de caricias y suspiros.
Suspendida en el aliento de sus palabras,
que revolotean en mis oídos,
cual mariposas viajando
al centro del estómago,
donde las pasiones anidan.
Ojos, no derraméis lágrimas.
Cerrar las puertas a la tristeza,
pues la belleza aguarda tú salida.
En los pasos diarios al abrigo de la ciudad.
En el dibujo de las nubes.
En las risas de niños jugando al borde la pared.
Pero...Déjame soñarte de nuevo...
A Keats. Noelia.



Comentarios

  1. es precioso, justo hoy necesitaba leer algo tan bonito, gracias Noelia!

    ResponderEliminar
  2. Noelia: Que lindo...me encantó!
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Te gustó verdad? jeje! Sólo un hombre con una sensibilidad especial seria capaz de escribir algo tan bello... y la música que lo acompaña lo eleva a un estadio superior...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Noelia, realmente la película te ha llegado al corazón.
    A mi me pareció una delicia, disfruté muchísimo, como hacía un tiempo que no lo hacía.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla!qué palabras tan bonitas,Noe.
    Gracias por compartirlas con nosotros, John se merece todos los homenajes.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Ya he encargado el libro de poemas así que...tengo a Keats para rato...
    ¡Gracias por vuestros comentarios!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Recuerdo infantil: María Pascual