domingo, 26 de septiembre de 2010

II. Rossetti y Elizabeth.



Hace tiempo, en una de mis primeras entradas, escribí sobre la atormentada pasión de uno de mis artistas favoritos: Modigliani yJeanne Hébuterne.
Hoy, gracias a Natalia, la cual me ha permitido recrearme en la serie Desperate Romantics, y mi reciente visita a la Tate Britain que tanto me conmovió, me gustaría hablaros de otra de estas vidas de artistas profundamente atormentadas y trágicas que tanto nos cuentan cuando contemplamos sus telas expuestas en cualquier sala de cualquier museo, y que nos hacen vibrar por dentro: Dante Gabriel Rossetti y Elizabeth Siddal.
Ella, joven vendedora de gran belleza que posará para Deverell, Hunt y la Ofelia de Millais obra de virtuosismo sin igual y de trágica poesía.
Por supuesto, también para Rossetti con quien vivirá una pasión que los consumirá, entre pintura, alcohol, los celos enfermizos y la mala salud de Siddal.
Después de un largo noviazgo, llenó de altibajos, ambos se casarán y su vida se acercará peligrosamente al abismo.
Ella, comenzará a pintar y a escribir poesía.
Él, a serle infiel con numerosas amantes.
Hasta que llega el día del final.
Dos años después.
Ella dará a luz a una hija muerta, lo que la sumirá en una profunda depresión que la llevará la suicidio por sobredosis de láudano.
A él, le quedaran remordimientos, insomnios, crisis depresivas recurrentes, y ese hermoso reflejo que le devolvía el espejo, a partir de los 34 años, comenzará a engordar y a envejecer rápidamente.
Otra musa llegará a su vida, Jane Burden, la mujer de William Morris.
Pero él, ya está dañado.
Intentará suicidarse con láudano como ya lo hiciera Siddal.
Aunque las causas de su muerte serán otras.
Sus cuadros, llenos de simbolismo y alejados del realismo exacerbado de Millais o de la religiosidad de Hunt, están llenos de sensualidad, de pasión turbadora...como su vida...

Beata Beatrix
"Como Rossetti se llamaba Dante, su mdelo Elizabeth Siddal, será Beatrix y en este cuadro, pintado un año después del suicidio es un último y doloroso homenaje a aquella mujer. en el. se ve a Elizabeth-Beatrix, en estado de éxtasis en el momento de la muerte. Un pájaro rojo resplandeciente, el espíritu santo, deposita entres sus manos una amapola. El láudano, es un derivado del opio, que se obtienede la amapola."
El simbolismo, Michael Gibson

Desde la muerte al amor
Through death to love

Al igual que las manos arduas, las nubes débiles huyen De los vientos que arrasan el invierno de las aéreas colinas, Como multiformes e interminables esferas Que inundan la noche en una súbita marea; Terrores de ígneas lenguas, de inarticulado mar. Incluso entonces, en algún sombrío cristal de nuestro aliento, Nuestros corazones evocan la imagen salvaje de la Muerte, Sombras y abismos que bordean la eternidad. Sin embargo, junto a la inminente Sombra de la Muerte Se alza un Poder, que se agita en el ave o fluye en la corriente, Dulce al deslizarse, encantador al volar. Dime, mi amor. ¿Qué ángel, cuyo Señor es el Amor, Agitando la mano en la puerta, O en el umbral donde yacen las trémulas alas, Posee la esencia flamígera que tienes tú?

Dante Gabriel Rossetti (1828-1882)




9 comentarios:

  1. Que historia tan triste. Me encantan los cuadors de este hombre. Me da la imprsesion de que casi todos los artistas o genios solian tener muchos problemas amorosos o acababan muy mal.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  2. Hola! Me alegro mucho de que te haya gustado la serie. Está muy bien, a mí me gustó tb mucho!. Por cierto que si te gusta la poesía tienes que leerte "la casa de la vida" de Rossetti. Es muy bonito! está editado en Hiperión.
    Si te gustan las historias trágicas de artistas tal vez te gustaría leer sobre la de Rodin y Camille Claudel. Hay una película francesa sobre ellos titulada "la pasión de camille claudel".

    Lo dejo aquí que me enrollo... jajaja

    ResponderEliminar
  3. Noelia, vi esa miniserie y me gustó muchísimo, porque siempre me gustaron esos cuadros y poco conocía de quiénes los pintaron.
    Qué historias más retorcidas! La vida real suele ser peor que las de una novela.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. los pelos de punta me has dejado. No conocía esta historia de amor ¿porqué en el arte hay tantos ejemplos? es el dolor el causante del talento o el talento lleva acompañado el dolor? Me tomo nota de esa serie que comentas, va a ser que me va a gustar, seguro! un besote gordo gordo

    ResponderEliminar
  5. Soy un poco "friki" con lo de las historias apasionadas de los artistas...¡son mi debilidad! Será por que hoy en día, el arte nos e vive tan intesamente y que esto sucediera en aquella época me deja atónita y con deseos de saber más y más...Tengo varias guardadas en la recámara que os iré contando si queréis...

    ResponderEliminar
  6. Hola, Noeli:

    Un blog expectácular; me encanta, en verdad eres una gran artista.

    Impresionante la vida de los artistas; si vivieran en nuestra época le pondría la etiqueta, es decir vaya otros dos con trastorno Bipolar...

    ...Por eso creo qué hoy día no se habla tanto de la vida privada de los artistas; pero qué hay historias trágicas, si las sigue habiendo hoy día pero claro quizás sea por vergüenza las familias callan el silencio total.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Bienvenida Cristi!
    ¡Encantada de conocerte!
    Voy a investigar, pero creo que hoy en día no se vivie ela rte conesa pasión tan desmedida y, a veces, tan impulsiva...

    ResponderEliminar
  8. Noelia: Que triste! Y me impresionó el suicidio con laudano! Parece tan raro...
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  9. Noelía, Noelía, Noelía.... ((que cantara Nino Bravo... bella canción donde las haya!!!)) me has recreado una historia ((digo varias)) de amor apasionado... con amapolas rojas y rojos labios... pelo rojo y roja pintura... que mi osadía requiebra porque es mucho el lienzo, mucha la cabellera y no soy de amores de fuego... ((no sé si me explico... je, je))
    Bss y me rechifló la entrada... ya sabes que de vez en cuando hablar de la vida de los artistas me rechifla! (^_^)

    ResponderEliminar