Miércoles musicales II

Recién llegada de viaje.
Pesan los párpados.
Mañana, vuelta al trabajo.
El viernes nueva entrada...¡A ver si imagináis sobre quien!

Pero antes...
Es increíble. como a pesar de distancias y diferencias diversas, hay personas con las que conectas de manera única e irrepetible.
Somos los humanos , los que muchas veces, construimos barreras que son difíciles de saltar por los otros.
Pero cuando permitimos que ese acontecimiento ocurra, puede ser algo mágico.
Por eso, me gustaría agradecer a Guacimara, la inmensa amabilidad que tuvo de ofrecerme esa tarde de sábado salpicada de amena conversación, con un mucho de cultura, de lugares especiales que yo hubiera pasado por alto, de sonrisas envueltas en aroma de capuccino, otro poquito de MM o MF (ja, ja...) y sus portentosas voces en V.O. y esa energía que fluye en el descubrimiento del amigo.
GRACIAS, MUCHAS GRACIAS y perdona por lo del bus...¡Este grupo mío se pone enseguida nervioso! Je, je...

Comentarios

  1. ¡No sabía que estabas de viaje por tierras catalanas! Y me alegro de que pasaras por Girona y conocieras a Guacimara. ¡Ojalá haya pronto próxima vez!

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Anda que tú...menud suerte! ¡De nuevo Londres! ¡Ay! ¡Qué ganitas de volver! Me voy a pasar por tú blog para empaparme de tú viaje...Un besazo...

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho que te hayas encontrado con Guacimara y que han recorrido juntas...es muy lindo encontrarse con personas afines a nosotros!
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno que te hayás juntado con Guacimara y se hayan empachado de hablar sobre esos hombres maravillosos!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Anda, conociste a Guacimara! Sé que tengo una hijita ahora, pero ya me gustaría quedar con vosotras y cotillear sobre esos galanes.
    ¡Me fascina esa canción de Mecano!
    Besotes.

    ResponderEliminar
  6. me alegra mucho saber que has disfrutado. te escribo. un beso grande grande

    ResponderEliminar
  7. Claro, este miércoles no podía ser otra canción! Por lo que veo Dalí y su museo te ha dejado huella.

    Tranquila, es comprensible que estuvieran preocupados, por suerte fueron solo unos minutos.

    Tu visita fue una superagradable sorpresa! Y pasada la vergüenza y los nervios del inicio me encantó pasear contigo por Girona esas dos horitas, que se me hicieron tan cortitas... Me sentí tan cómoda que podríamos haber estado horas y horas hablando! Fue un auténtico placer!

    Un besazo y hasta el próximo encuentro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Recuerdo infantil: María Pascual