sábado, 29 de diciembre de 2012

Acabando el año con risas...¡¡¡Miranda!!!



Gracias a una queridisisma amiga que supongo se dará por aludida, es decir, reconociéndose alguien, por alusiones o referencias, que es el destinatario de las mismas, reaccionando en consecuencia pues las aludidades hay que adulidarse ¿? …descubrí esta serie: Miranda.


Miranda ES una serie británica, con ese humor al que yo, personalmente, me siento tan afín, y en el que Miranda Hart de “tai tantos” años (o sea más e treinta) nos cuenta (fabulosos son sus “previously in my life”) sus locuras, ocurrencias, meteduras de pata diversas y torpezas varias, su vida, desde un punto de vista lleno de frescura, inocencia, vitalidad y entusiasmo contagioso. Vamos… ¡Con ella nunca te aburrirías! 




Si…es alta (demasiado) y desgarbada e incuso a veces, la cofunden con un hombre. 

Está “rellenita” pero, a ver, con semejante envergadura una es de huesos grandes y no todas vamos a ser “barbie girls”. 

Quizás no sea muy políticamente correcta en “concretas” situaciones sociales, pero su manera de reaccionar antes ellas es lo que la hace ÚNICA y nos provoque diversos efectos secundarios como: agujetas estomacales y arrugas en la cara con tantas carcajadas …¡Bah! ¡Recurriremos al botox y a las aspirinas y ya está! Pero hoy en día…es muy, muy de agradecer soltar carcajadas a diestro y siniestro…aunque repercuta en nuestra anatomía. 

Y si hablamos de la galería de personajes que la rodea con una química perfecta y transmitiendo un rollo contagiosos…¡Dan unas ganas tremendas de irnos de copas con todos ellos y pasarnos toda la noche en un karaoke!…¡Yo me apuntaría! 


.Tenemos a Stevie(Sarah Hadland). Siendo Miranda la dueña de una tienda de “chismes varios”, Stevie es menuda (vamos, el punto la i), la gran amiga de Miranda y con la que hace competiciones de lo más absurdas. 

Pero sus momentazos los tiene con Heather Small… “What have you done today to make you feel proud?” y sus “allure”. 



. Su madre, Penny (Patricia Hodge) OBSESIONADA en que Miranda se case a como dé lugar, 



entrometiéndose en su vida de todas las formas “inimaginablemente” divertidas. Tan preocupada por las apariencias, no se corta hablando de su relación con el padre de Miranda (¡argggggggggghhh! Diría ella) y con sus imprescindibles coletillas “Such fun!” 


 o “What I call” junto a sus “peculiares” clases de risas sonoras y musicales, 


pues si algo no le falta a esta serie son los MOMENTAZOS musicales, ya sea en karaokes, entrevistas de trabajos, funerales o visitas al psiquiatra. 

. Y como no, no nos podía faltar el objeto amoroso de la protagonista, Gary (Tom Ellis) un chef ante el que Miranda se nos convierte en “la más torpe enamoradiza” (¡Quién no se ha sentido así alguna vez) pero claro, si se nos viste en plan Oficial y caballero…¡Hasta yo babeo! Je, je… 



.No nos podemos olvidar del camarero Clive(James Holmes) o…esperen…esperen…esperen…esperen… Tilly (Sally Philips) y su incongruente y difícilmente comprensible lenguaje. 


La aparición de Dreamboat Charlie (Adrian Scarborough ) o Anthony (Mark Heap) es un plus adicional. 

Y no digamos las enseñanzas lingüísticas con el inglés que son mejores que cualquier clase en cualquier academia con las palabras de pronunciación curiosa como thrust, clutch o moist entre otras. 


Así que, si quieres reíros, pero reíros de verás…ya sabes…¡Pon una Miranda en tú vida! 


También podéis escoger a esta “Miranda” un grupo de lo más divertido y con unos vídeos aún mejores. 


Tengo ganas (locas) de ver de una vez Llama a la comadrona con Miranda Hart en otro papel diferente.
Dead. 

¡Feliz año 2013!

Y recuerda...



P.D.: ¡¡¡GRACIAS AMIGA!!!


martes, 25 de diciembre de 2012

Erase una vez…un libro por navidad



Erase una vez, un libro mágico, que llegó a mis manos tras un largo viaje envuelto en divertido papel de burbujas. 

Seguro que disfrutó su trayecto estrujando juguetonamente su interior. 

A través del papel marrón, oyó las voces del equipo Noguer que cuál reyes magos se afanaban en preparar sorpresas navideñas que vestirían sonrisas…muchas de ellas infantiles, otras, aunque con más experiencia, esperando ser sorprendidas.



Cuando al cartera llamó a la puerta, bajó corriendo la escalera como si aún tuviera seis años…

”¿Qué será ¿Qué será?” se preguntaba impaciente, mientas dentro del paquete…
”¿A quien perteneceré?” 

Al rasgar su envoltorio, allí, estaba…Una ilustración bellísima y un título…

”El prodigioso viaje de Edward Tulane” 



Leyó su contraportada. 

Olió sus páginas al pasar veloces, rasgo adquirido desde que era una cría de colegio. 

Se recreó en los poderosos dibujos que vio pasar antes sus ojos. 

“¡Qué delicioso!” pensó para sí. 

“Me mira como si fuera un dulce” decía mientras era colocado con esmero en la estantería. 

Ella recordó a muchos conejos famosos que ya conocía: Tambor, Bugs Bunny, Peter Rabbit…pero aquel que entraba en una casa primorosamente vestido le causó sorpresa.





Pero Edward, cautivó su corazón aquellas navidades. 


Incluso, sus ojos, se humedecieron con su historia: un viaje lleno de aventuras, en el que un conejo de porcelana, con brazos de porcelana, pies de porcelana, cabeza de porcelana, nariz de porcelana y corazón de porcelana aprenderá, a pesar de su arrogancia inicial, a amar, a querer a pesar del dolor y del sufrimiento, a tener esperanza, pues…¿De qué sirve la vida con un corazón frío y vacío? 
DE NADA. 


Y así…¿Cómo no van a dejar un hueco en el tuyo Abilene, Lawrence, Nellie, Lucy, Bull, Bryce, Sarah Ruth…schhhhhh…Dulce Sarah Ruth? 

"He aprendido a amar. Y es espantoso. Estoy roto. Mi corazón está roto. Ayúdame."
"Si no tienes intencion de amar ni de ser amado, entonces el viaje es en vano."

Si el libro de Kate DiCamillo me hace soñar, los dibujos de Bagram Ibatoulline me conmueven... 

Gracias al Equipo Noguer por tan extraordinaria recomendación. 

Y gracias…a mi “amiga Katrin” (Un lugar para Katrin de Willi Fährmann

Pero…schhhhhhhhhhh…quizás, los muñecos aún puedan escucharnos…

sábado, 22 de diciembre de 2012

¡Feliz Navidad!

Esta es la frase que más me ha gustado para estos días, de hecho, 
es la que he empleado en mis tarjetas de felicitación...



"Con todo mi cariño, te mando la receta de la Navidad: 


juntemos varias medidas de ilusión, 

una pizca de  amistad,  

y un gesto de ternura. 

Horneemos la mezcla con un ánimo paciente. 
Envolvámosla con risas, luces y canciones. 


Y finalmente, ofrezcámosla con el corazón. 
¡¡FELIZ NAVIDAD!!"




Deseo que siempre disfrutéis del amor y el cariño de la familia, 
de la confianza y la cercanía de los amigos, 
esperando que la felicidad llene nuestras vidas 
en el presente y en el futuro.

¡¡¡Gracias por seguir ahí y mis mejores deseos para estas fiestas!!!

martes, 11 de diciembre de 2012

Collage "tigeriano"

¿Os acordáis del desorden "creativo" de mi mesa?
Las navidades tenían un 50% de culpa y el concurso que organizo Tiger otro 50% o más diría yo...

La cosa es que yo soy muy, muy fan del Tiger y de sus tiendas. Visito las de Madrid cada vez que voy a la capital y me pierdo entre las estanterías, los colores que tanta energía me dan y las cosas tan, tan divertidas, locas, inspiradoras que puedes encontrar...
Creo que ya me he visto unas cuantas...
La de la calle Fuencarral, Alcalá o Alberto Aguilera...y estoy deseando recuperarme al 100% para ir a la nueva que han abierto en Sol...¡La locura va a ser la experiencia unida a la apertura de La central!

Bueno, pues Tiger organizo un concurso de collage y allá que me presente.



Los regalos son de lo más suculento y seguramente, no ganaré pero me lo he pasado bomba haciéndolo...

¡A ver qué os parece mi idea!




 No se cuantas cosas usaría pero me volví loca cortando, pegando  utilizando cantidad de materiales (reciclados, nuevos, viejos)...¡¡¡Todo me servía!!! Hasta las bolsas de mis visitas a Tiger las usé para hacer las bolsas que llevan las chicas, el oso y el madroño...

No ganaré pero subidón de color tiene ¿Verdad?

Un beso, feliz semana y un millón de gracias por vuestra preocupación por mi canal auditivo...^_^

martes, 4 de diciembre de 2012

Un poco de todo y muchas gracias...

Siento haber estado un poco desparecida en combate y ni  haber pasado por vuestros blogs ni comentaros  ni hacer entradas nuevas, a pesar de tener algunas pendientes...pero el virus me ha seguido dando guerra que unido a una infección de oídos me ha "apañado" estas semanas, pero prometo volver a ser YO misma dentro de poquito...ahora me toca, pañuelos, calor y sopita calientes ..¡Vamos...como una viejecita con su mantita!

Bueno, dejemos de hablar  de enfermedades y penas varias que hay muchas cosas lindas que agradecer y enseñaros...

La primera. Ya sabéis  que participe en el intercambio de Navidad de Daiana y ha sido una experiencia muy gratificante por la gente tan maravillosa que se conoce en estas iniciativas.

Yo recibía mi paquete de Jusi y ...¡Me ha encantado! ¡Gracias!

Os lo muestro...




Así que...ya sabéis...¡Todos a visitar su blog!

También agradecer a Patricia que es otra artistaza, ese paquete pendiente que teníamos y que me hizo unas cositas que me dejo ojiplatica...¡Ay, esos unicornios! ¡Los adoro!

Mis "unis" ya tienen compis de juegos
 además con la "bolsa" Jane a juego, je, je...

Además, Divanitas está de sorteo en el facebook...¡ Animaros!
Con lo que gustan a mí las "calaveras por aquí calaveras por allá", je, je...


Además otras querídisisimas amigas también están de sorteo...

En el blog Cazando estrellas, el libro de sonrisas y lágrimas. 

Y Carmen y amigos que ni uno, ni dos...¡¡¡Tres libros!!! Eso si que son buenos reyes magos...





Bueno y con esto...ya solo me quedará enseñaros próximamente mis "paquetes navideños" en proceso y mi participación en un concurso de collage que, crucemos los dedos, espero tener suerte...
Besos enorme para todos y Feliz puente de diciembre para quien lo haga.


miércoles, 21 de noviembre de 2012

Cuando todo cambió...

Sabéis que he participado  en un  Concurso de libros y reseñas en Price Minister 


y este es el libro que escogí y aquí, mi reseña.







“Una madrugada, Natalie Ward recibe la noticia de que su madre, a la que no ha visto en mucho tiempo, está gravemente enferma. Ha llegado el momento de afrontar lo que pasó hace muchos años. Natalie se crío en la década de 1960 en el norte de Canadá, en la granja familiar situada en un lugar aislado del mundo. Solo tenía a sus padres y sus hermanos, sobre todo Boyer, el hermano mayor, con quien estaba especialmente unida. Pero la existencia idílica de la familia empezó a tambalearse el verano en el que Natalie cumplió quince años. La llegada de un desconocido de voz suave, un joven llamado River cuestionará toda su existencia. A partir de ese día la familia Ward cambió para siempre.” 



Es inevitable, que el bagaje cultural y personal del lector, se vaya filtrando al compás de las páginas del libro que ocupa, esos espacios que tenemos libres en nuestra ajetreada vida cotidiana.

Al principio no es otro que Norman Rockwell el que me asalta con sus luminosas ilustraciones.











Esas contagiosas travesuras de Morgan y Carl, Natalie y Boyer rodeados de libros y palabras y los progenitores Gus y Nettie, entre las vacas, las gallinas, los verdes prados, los vivos colores de la idílica felicidad en la que habitan.

Luego, los melodramas de Douglas Sirk vinieron a visitarme o incluso los temas que tan bien cultivó Tennessee Williams. 






Y detrás de esa apacible vida en una granja canadiense en la que reside la familia Ward, detrás de esa aparente “perfección”, algo se resquebraja cuando ÉL llega …


..Todo cambia.

Bajo esa blancura –ya sea en la leche o en la colada- cuando River aparece en sus vidas , todo cambiará, agitando deseos, pasiones, almas que nunca volverán a ser iguales. 

¿Perfecto como "River?


River, es simplemente el catalizador de los espíritus inocentes en ebullición hormonal, de las naturalezas reprimidas, de los corazones adormecidos en el gris cotidiano, y a su vez, el agitador de las conciencias sociales en el turbulento panorama político de la época de los años sesenta (tras el asesinato de los Kennedy y en plena guerra del Vietman). 

Joe Anderson en Across the unverse.




“En los años sesenta, durante la guerra de Vietnam, Canadá se convirtió en un refugio para los jóvenes norteamericanos llamados a filas que se negaron a servir en el Ejército y los desertores que no quisieron tomar parte en aquella injusta y terrible guerra. Entre 60.000 y 80.000 llamados a filas y desertores cruzaron la frontera en aquellos años. El primer ministro canadiense, Pierre Trudeau, aceptó a los soldados norteamericanos después de una fuerte presión de la opinión pública canadiense y de algunas iglesias. Hubo también una red clandestina que trabajó en Washington y otros estados norteamericanos para ayudar a los jóvenes estadounidenses a huir a Canadá.”


Pero llega un punto en su lectura en el que llegas a pensar…¿Cuántas desgracias podrá soportar esta familia?

¿Cuántos envites sin que se agriete su frágil equilibrio?

Fragmentos que como si de un puzzle se tratase, tardan años en volver a unirse.

Con palabras llenas de perdón, que huyen del hiriente silencio, sanando, curando las heridas del pasado.

Y grande es el hombre con la espada envainada. 
Y bueno es el hombre que se abstiene del vino, 
pero el que fracasa, más no ceja en la lucha, 
¡Ah!, es es mi hermano y sigue mi camino.

Para aquellos que fracasan
Cincinnatus Miller


P.D.: Banda sonora del libro...


viernes, 16 de noviembre de 2012

Todo llega a su fin...

...y ahora le toca  a la saga Crepúsculo.

Aún recuerdo a "El pequeño vampiro" y lo que siendo pequeña despertó en mi ese libro.




Después los Jóvenes ocultos de mi adolescencia al ritmo de The Doors.



Descubrí los clásicos de Christopher Lee o Bela Lugosi y los tintes de tragicomedia del Baile de los vampiros.



Y una noche -que aún recuerdo perfectamente  me deslumbró el Drácula de Coppola y su exacerbado romanticismo tan alejado del libro original de Bram Stoker que devoré cuando cayó en mis manos. 

"He cruzado océanos  de tiempo para encontrarte..."


Pero eso, ya daba igual. 

Luego llegaría Anne Rice y sus fantásticos libros y ese Lestat que vestiría la piel de Tom Cruise que nunca estuvo mejor. 

"Dios mata y nosotros también; indiscriminadamente.
Él arrasa a ricos y pobres y nosotros hacemos lo mismo,
por que ninguna criatura es igual a nosotros,
ninguna tan parecida a Él como nosotros."


La puerta estaba abierta de par en par.

Para Blade, el vampiro de color de los cómics. 

Para Underworld.

Para la estupenda serie de tv de Buffy y ese Ángel con su propia spin off.



La series seguirían llegando. 
El vampiro detective Mick St. John en la increíble Moonlight, la sensual True Blood y los libros de Charlaine Harris, la recomendadidisma Being Human de la BBC con una "peculiar" convivencia pacífica entre seres no muy normales...¡ Sería fantástico tenerlos como vecinos!  

Y para mí una de las mejores en la actualidad, Crónicas vampíricas el último fenómeno de "dos hermanitos" (no sabría cual elegir)   enfrentados por una odiosa "K".











Y no olvidemos algún que otro cómic como 30 días de oscuridad, fascinante en sus planteamientos o la perturbadora Déjame entrar.

Hace unos días  decía adiós a la tercera temporada de los hermanos Salvatore (The vampire diaries).

Y ahora, le toca el turno a Edward.



Tras cinco películas  llega la última , que tal vez, no será la mejor -aunque tenga momentos increíbles-  pero es inevitable, no sentir cierta nostalgia por los personajes a los que has cogido cariño, en sus evolución, en su transformación  recordando con que avidez leíste las páginas del libro, una tras otra, voraz.

Resuena en tú cabeza esa música, ese prado se queda grabado en tus ojos, esas palabras...




Y ahora...¿Cuál será el próximo fenómeno? ¿Seguirán atrayendo los vampiros? 

A mí...SIEMPRE.