Huipiles

Siempre he sentido cierta inclinación hacia el colorido, quizás no tanto en mis ropas pero si en mis obras.

A veces pienso que veo colores donde no los hay, y contemplo las nubes como un espectáculo como esa Griet curiosa bajo la atenta mirada del maestro Vermeer.

(Podéis ver la escena en el youtube: http://youtu.be/ZO6FGjpfzWU)

Buscando inspiración entre libros y fotografías, encuentro en mi biblioteca pública La indumentaria tradicional en detalle, un fabuloso recorrido por tejidos y ropas tradicionales de China, Pakistán, Malasia, Turquía, etc, perteneciente a las colecciones del Victoria and Albert Museum, una de mis visitas pendientes –y obligatorias- cuando regrese –algún día- a la ciudad del Támesis.

Y claro, no puedo olvidar, que tras esas miradas que –siempre- me cautivan, mi vista se recrea en sus prendas tradicionales :los huipiles.



Huipil (náhuatl: huipilli, «blusa o vestido adornado» ), también llamado hipil en la península de Yucatán, es una blusa o vestido adornado con motivos coloridos que suelen estar bordados.

Me gusta deleitarme en sus dibujos, a veces geométricos y sinuosos, la enorme variedad de sus matices que parecen inundar mis retinas y como siento que el color las envolviera, enredándolas con todas su propiedades asociadas a sus tonalidades.


El se hace y se usa en por indígenas mayas , zapotecas y otras mujeres en el centro hasta el sur de México,


Guatemala, Belice, El Salvador y el occidente de Honduras, así como en la parte norte de Centroamérica América.

Igual me ocurre con los kimonos, y claro, mis ojos empiezan a hacer chiribitas, mezcla de admiración, asombro, belleza y sensibilidad en tan exquisita prenda.

“Cuando los colores de una tela no concuerdan con las estaciones se tiñen las flores de la primavera y del otoño, y todo el esfuerzo es inútil como el rocío”

Cuento de Genji, Capítulo 2 (siglo XI)

Pero de eso hablaré otro día…

Ahora, dejaré que me atrape el hechizo en el que siempre acabo cayendo…


P.D.: Un abrazo enorme y todo mi apoyo, para mis queridas amigas argentinas por la tragedia ferroviaria de su país.

Comentarios

  1. Qué preciosidad y colorido!, cuánto envidio tu mirada de artista y el disfrute que transmites con el arte!
    Yo también me uno a las condolencias para nuestros amigos argentinos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito tu comentario y los coloridos....siempre me gustaron las ropas folkloricas de todos los países por su gran colorido!
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Ui! Pues en el Victoria&Albert te vas a volver loca porque tienen una colección impresionante!
    Siempre me han fascinado los tejidos antiguos por la dificultad y complejidad que consiguieron hace siglos con los utensilios rudimentarios que tenían. Pero me ha gustado descubrir tu fascinación con ojos de artista.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Tengo una! Me la regalaron y la verdad es que de vez en cuando me la pongo, me encanta, anima con sus colores.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, mi apoyo también y mi ánimo!! Pues sabes amiga de dónde salieron esos colores... siiiiii de Extremadura hacia América... en las faldas tejidas y es que mi pueblo extremeño ama el color... busca los trajes de Montehermoso... en la provincia de Cáceres, ya verás qué color y las flores bordadas... igualitas... je, je....

    PD sé bordarlas, pero ya no veo, je ,je... Bss...

    ResponderEliminar
  6. Mi mamá estuvo en México, en Paraguay y en Ecuador, de los tres lugares trajo este estilo de vestimenta tan colorida y que lleva tanto trabajo.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es verdad que te atrae mucho ese mundo indígena. Desde luego son telas de una gran belleza y cuando encima sabes o intuyes que están hechas a mano, más todavía. ¡Viva el color! un beso grande

    ResponderEliminar
  8. Es fascinante todo lo que esté hecho a mano.
    A mí últimamente me atrae mucho todo lo colorido, como dices, no tanto en mi ropa pero sí en decoración.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Un post lleno de color y de sensibilidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mmm, qué interesante ese libro, debe ser deslumbrante conocer en detalle todas esas preciosas indumentarias.
    A mí también me encanta el colorido, y los nativos de Argentina, en la zona de Salta y Jujuy tienen tejidos muy similares a los que nos muestras, con colores vivos y preponderancia de rojos y azules.
    Espero leer muy pronto sobre los kimonos, prendas no sólo de vestir sino obras de arte en sí mismas y con muchos sentidos rituales.
    El arte oriental es exquisito.
    Un beso grande!
    Jazmín.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Reto epistolar: Correspondencia. Camille Claudel