Soñando, soñando...



Llevaban un tiempo sus páginas dormitando en mi mesilla y su mirada, clavaba en mi, silenciosa, serena y tranquila. 



“Recuerdos de Jane Austen” ( James Edward Austen-Leigh) fue mostrando ante mí, a una “amiga”, Jane Austen, sencilla, humilde, sin afán de fama y gloria. 


Y mientras me sumergía en el relato –extraordinario- de su sobrino, en las páginas que tantas veces he leído, en los personajes –ya familiares y para mí, muy queridos- que forman parte de mi imaginación, soñaba con ese viaje que crece en mi mente, y que –espero- que algún día, si Dios quiere, llegue a realizar.


En estos días de crisis y recortes, todavía soñar es gratis… ¡Menos mal! 

Steventon sería mi primer destino, y aquella iglesia (iglesia de St. Nicholas) 

“ Un pequeño templo sin aguja que apenas descuella sobre el camino arbolado” 


con ese árbol en medio del camposanto, su antiguo campanario y las dos cabezas de piedra esculpidas a cada lado del arco ojival, donde ella fue bautizada, donde comenzarían sus primeros pasos. 

“La casa, en un valle poco profundo, rodeada de praderas (…) salpicadas de olmos.” 

Y subidas en carruajes, con caballos galopando por esos sinuosos caminos, dirigirnos a Manydown House, aquella mansión que formaría parte de la vida sentimental de Jane, tal vez, bajo el inlflujo del clavicémbalo o el violín, nuestros pies, bailasen al ritmo de danzas escocesas, minués o contradanzas. 

Por supuesto, nuestro viaje seguiría por el St. John´s College de Oxford y por Bath…ese Bath que forma parte de nuestras memorias cinéfilas austenitas… 

Iríamos al "Jane Austen Centre", en Bath, un museo público situado en una casa georgiana en Gay Street, justo unos metros antes del número 25, donde residió Austen en 1805.



Nos iríamos a Lyme, por qué no, donde Jane tendría bastante vida social, y junto a Anne,  observaríamos la lucha del  mar contra las rocas, desgastadas por sus lenguas de agua y sal. 

Para luego, llegar Chawton Cottage, su residencia temporal en Hampshire, un lugar donde floreció su carreta de escritora pero también, la que contemplaría sus últimos días. 



Wentworth, dejaría caer su pluma sobre su escritorio de madera, testigo de los juegos al escondite de Jane con sus escritos.




Visita obligada, sería   el "Jane Austen's House Museum" lugar donde vivió la escritora desde 1809 hasta 1817. 

Y seamos realistas, como buena "friki-austenita", no quedaría localización alguna de sus versiones cinematográficas que mis pies no quisieran recorrer, pues, con mi "amiga", he pasado los mejores momentos lectores-cinéfilos de mi vida.

 Localizaciones de Pride and Prejudice (2005)


Localizaciones de Sense and sensibility

Localizaciones de Emma (1996)

Austen vivió en Chawton hasta que decidió mudarse a Winchester para un corto tratamiento medicinal antes de su muerte y sería en su catedral, cerca del centro de la nave central con una lápida de mármol negra, donde su cuerpo reposaría.


“En recuerdo de Jane Austen, la hija menor del difunto reverendo George Austen, quien fuera rector de la parroquia de Steventon en este condado. Abandonó esta vida el 18 de julio de 1817, a los 41 años, tras una larga enfermedad soportada con la paciencia y esperanza de una verdadera cristiana.
La bondad de su corazón, la dulzura de su carácter y su inteligencia le valieron la admiración de cuantos la conocieron, junto con el más tierno amor de sus seres queridos. La pena de su familia es tan grande como irreparable es su pérdida, pero aun en su más profunda aflicción, les consuela la firme aunque humilde esperanza de que su bondad, devoción, fe y pureza hayan hecho a su alma merecedora de la lucha por su redención".





Dejaría sobre su tumba, un ramo de flores silvestres arrancadas de algún campo. 
Se que a ella, le hubieran gustado...

Gracias al blog de Pepa Montero del cuál he recogido ideas y fotos, a los blog amigos austenitas y no...todos me resultan tan inspiradores...a http://janeaustenshousemuseumblog.com/, al imprescindible http://hablandodejaneausten.com/...a tantos que no pararía... 

Comentarios

  1. Qué bella entrada. Tus palabras me han sacado más de un suspiro...

    Qué bien que hayas leído estos hermosos recuerdos de nuestra amada y musa. Quisiera tanto leerlo pronto.

    También haría el mismo recorrido que mencionas, siguiendo los pasos que dio Jane literalmente. Sería un sueño hecho realidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y yo te acompañaría con los ojos vendados de viaje por sendos lugares...
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un viaje perfectamente organizado para conocer mejor a Jane, me encantaría hacer lo mismo que tu sueñas aunque, por ahora, seguiré soñando.
    Por cierto, me llama mucho la atención que Jane tuviese una mesa de trabajo tan pequeña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Yo ya he estado en unos cuantos de los lugares por los que paseas y te seguiría otra vez ;)
    ¿Sabes? Había pensado hacer lo mismo que acabas de hacer para la Semana British, creo que pasaré de repetir, sería mucho menos poético (una es mucho más prosaica)...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Quiero ir contigo. En Pemberly puedo guiarte yo, ya he estado... recuerdassss...http://caridad65.blogspot.com.es/2010/10/carta-abierta-jane-austen.html

    Aquello es una feria querida, debemos ir preparadas pues no hay rastro de ese sentir victoriano... pero igualmente iremos... Bss

    ResponderEliminar
  6. Adoré absolutamente esta entrada Noelia, cómo me gustaría viajar a todos esos sitios donde tantas veces hemos estado en nuestra imaginación, caminar por los lugares que la querida Jane Austen caminó, tal vez ver los mismos paisajes que ella vio y soñar, una vez más, con trasladarnos a su época y poder conocerla.
    Tal vez esos lugares guarden algo de ella en sus átomos, una cierta memoria...
    Me gustó muchísimo este recorrido y me encantaría leer ese libro.
    Gracias por soñar con nosotros.
    Un beso.
    Jazmín.

    ResponderEliminar
  7. Noelia, sin duda, me apunto a tu viaje, aunque sea virtualmente.
    Es algo que soñamos muchas.
    Besos y gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  8. Hermoso y soñado viaje, me apuntaría sin dudarlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Qué entrada tan bonita, Noelia... Espero que algún día, podamos hacerla "de verdad", no solamente con la imaginación. Pero estoy segura de que serían tantas las cosas que querríamos ver: los lugares de la vida de Jane, pero también los de sus libros, y los de las adaptaciones cinematográficas, y los de sus hermanos, primos y vecino... en fin, recrear lo que pudo ser su vida.

    Es fantástico que muchas ya hayan estado por allí, y pudieran hacer de guía!! ;-) Con alguna, coincido... es posible que se haya perdido el encanto y sea más una feria.... pero ¡qué más da!

    Gracias por la entrada...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Recuerdo infantil: María Pascual