domingo, 19 de agosto de 2012

Hay que ver…


…lo que me gustan los musicales, aunque, hay clásicos que aún no he visto.

A quién se le diga que todavía no disfruté con, Melodías de Broadway 1955“The Band Vagon” de Vincente Minelli o Cita en St. Louis (1944) que son títulos imprescindibles.




Asignatura pendiente.

Recordemos que se han cumplido recientemente los 60 años del mejor musical de todos los tiempos: Cantando bajo la lluvia.

Y…¿a qué viene esto?

A una estupenda serie que acaba de terminar en el canal AXN White y que pronto, en España, podrá verse por el canal divinity: Smash. 





O lo que es lo mismo, los engranajes de la realización de un proyecto musical en Broadway entorno a la vida de Marilyn Monroe con todas sus, dramáticas, divertidas, enredadas, conflictivas, apasionadas, ilusionadas, esperanzadas, agobiadas, talentosas, egocéntricas, musicales…fases.

Así tenemos a :

- Tom Levitt y Julia (Christian Borle y Debra Messing) dos letristas muy famosos en busca de un nuevo éxito en sus carreras.

- La productora Eileen Rand (Anjelica Huston) que enterada del proyecto decide unirse y así, de paso, superar un traumático divorcio.

- Acuden al brillante director Derek Wills (Jack Davenport), con un carácter volcánico, firme, autoritario, perfeccionista hasta rallar en la obsesión.

- Y dos estrellas que pelean (una más que otra) por el papel codiciado en una versión más “light” de “Cisne negro”: Ivy Lynn (Megan Hilty) y Karen Cartwright (Katharine McPhee) la debutante.


Los números musicales son increíbles, pues mezclan las canciones que van a conformar el espectáculo con temas recientes y actuales versionados por los protagonistas de la cinta…POR TODOS. 
 Incluso la voz dura, ronca de Angelica queda bien entonando alguna canción.

Y la voz de Katharine McPhee más conocida por salir segunda en American Idol del 2006, es magnífica. Oírla cantar en cierta parte de la serie (no diré cuando) “Don´t forget me” es…¡guau! 



Y si decidimos que aparecen Bernadette Peters, Nick Jonas, Uma Thurman…no está mal ¿Verdad?

Y Le añadimos, romance, triángulos amorosos, amores platónicos, celos, envidias, infidelidades…el cóctel es perfecto. 




Claro que , Jack Davenport ayuda… 

The Moth (1997) 



un título que si no habéis visto os recomiendo (sin olvidarnos de su trágico papel en The Talented Mr. Ripley (1999) o el de Gypsy Woman (2001) una pequeña pero encantadora película) y su divertida colaboración con Snow Patrol… 



Dejemos a un lado títulos empalagosos como Glee o los últimos musicales que se han realizado (unos mejores que otros)…aunque tengo enormes ganas de ver a ese Tom Cruise en plan Bon Jovi con toques de Axl Rose en “Rock of ages”…

Yo os digo…¡Poned un buen musical en vuestras vidas!

P.D.: ¿Os gusta mi cambio de look? Pronto se acerca la fecha de cumplir "tai tantos" y hay que darse un retoque de "chapa y pintura" siempre contando con la inestimable ayuda de mis amigas diseñadoras...

jueves, 9 de agosto de 2012

Ruth



Llegó a mis manos como un regalo.
Un paquete primorosamente envuelto por 
unas manos amigas que con sus palabras me 
dibujaron una cálida sonrisa en mi rostro.


En la cubierta, aquel cuadro, 
con sus colores oscuros pero a la vez vivos, 
apasionados en el fuego de su pelo y en la blancura de su piel.
¿Acaso su mirada escondía secretos inconfesables?
O tal vez fuera, esa languidez que vibraba alrededor de ella
o las ramas golpeando tras la ventana,
 las que hablaban, sin necesidad de usar gastadas palabras.

Effie with Foxgloves in Her Hair-Millais

Su nombre -Ruth-
pronto me será familiar, 
pues por las noches, 
a la luz de la solitaria lámpara, 
aquella amiga me fue relatando su historia.

La carta- Santiago Rusiñol

Found- Rossetti

Awakening

Interior con figura femenina-Santiago Rusiñol

A veces, dolorosa, 
cuajada de tristezas y melancolías,  
de desamor, soledad, abandono, mentiras...

Nube de verano- Santiago Rusiñol



Otras de dichas y alegrías que todos alguna vez hemos conocido 
o ansiamos conocer: amor 
–en todos los sentidos, filial, amistoso, romántico…-
 maternidad, bondad, ternura…


Charles Edouard Edmond Delor- The Proposal, 

Yes or not-Sir John Everett Millais

Las letras bailaban en mis ojos creando palabras 
construyendo poderosas imágenes en mi cabeza,
 pinceladas de cuadros 
–inevitable para mi su referencia- 
en los que ella era la única protagonista.
Y la sentía, a mi lado, 
haciéndome participe de sus dudas e inquietudes, 
de sus pesares, de su pesada culpa 
–tremenda para aquella época- 
y yo solo deseando que su equipaje fuera más ligero 
y  aferrarla por los hombros, consolándola  y diciéndola…
¡¡Estamos en el siglo XXI! ¡Olvídale!


The Outcast -Richard Redgrave 

 The Confession- Sir Frank Bernard Dicksee

The CrisisSir Frank Bernard Dicksee


Mi interior gritaba por  ayudarla presagiando su sacrifico final…
¿Cómo? ¡¡¡No puede ser!!!
Su pecado – si se puede llamar así desde la perspectiva contemporánea- , 
fruto de la inocencia y la dulzura de un alma sin corromper, 
me hacían sentir sabedora de su sufrimiento,  
a través del tiempo y de más de 200 años de distancia.

Y, a pesar de las innumerables referencias 
y citas de carácter religioso 
–para que vamos a negarlo- obvias en Elizabeth Gaskell
- padre pastor y escritor unitario, 
marido William Gaskell, pastor de la Capilla Unitaria de Cross Street en Manchester  -, 
y el estricto código moral al que las mujeres eran sometidas en el siglo XIX, 
es inevitable no sentirse atrapada por Ruth Hilton – una heroína- 
Mr Benson ,Miss , Jemima e incluso por el 
cínico, caprichoso, voluble, superficial, vano, egocéntrico, inconstante de Henry Bellingham .

Roguemos a la BBC o a quien pueda interesar, que se dejen de hacer otra –y ya no se por cuál voy- versión de Jane Eyre o de Grandes esperanzas y nos deleite con las versiones de obras como estas…Imprescindibles.
Así sea.

P.D.: En relación a mi anterior entrada…voy a hacer una hucha para que el año que viene poder irme con cada una de vosotras a nuestro viaje soñado…

domingo, 5 de agosto de 2012

Soñando, soñando...



Llevaban un tiempo sus páginas dormitando en mi mesilla y su mirada, clavaba en mi, silenciosa, serena y tranquila. 



“Recuerdos de Jane Austen” ( James Edward Austen-Leigh) fue mostrando ante mí, a una “amiga”, Jane Austen, sencilla, humilde, sin afán de fama y gloria. 


Y mientras me sumergía en el relato –extraordinario- de su sobrino, en las páginas que tantas veces he leído, en los personajes –ya familiares y para mí, muy queridos- que forman parte de mi imaginación, soñaba con ese viaje que crece en mi mente, y que –espero- que algún día, si Dios quiere, llegue a realizar.


En estos días de crisis y recortes, todavía soñar es gratis… ¡Menos mal! 

Steventon sería mi primer destino, y aquella iglesia (iglesia de St. Nicholas) 

“ Un pequeño templo sin aguja que apenas descuella sobre el camino arbolado” 


con ese árbol en medio del camposanto, su antiguo campanario y las dos cabezas de piedra esculpidas a cada lado del arco ojival, donde ella fue bautizada, donde comenzarían sus primeros pasos. 

“La casa, en un valle poco profundo, rodeada de praderas (…) salpicadas de olmos.” 

Y subidas en carruajes, con caballos galopando por esos sinuosos caminos, dirigirnos a Manydown House, aquella mansión que formaría parte de la vida sentimental de Jane, tal vez, bajo el inlflujo del clavicémbalo o el violín, nuestros pies, bailasen al ritmo de danzas escocesas, minués o contradanzas. 

Por supuesto, nuestro viaje seguiría por el St. John´s College de Oxford y por Bath…ese Bath que forma parte de nuestras memorias cinéfilas austenitas… 

Iríamos al "Jane Austen Centre", en Bath, un museo público situado en una casa georgiana en Gay Street, justo unos metros antes del número 25, donde residió Austen en 1805.



Nos iríamos a Lyme, por qué no, donde Jane tendría bastante vida social, y junto a Anne,  observaríamos la lucha del  mar contra las rocas, desgastadas por sus lenguas de agua y sal. 

Para luego, llegar Chawton Cottage, su residencia temporal en Hampshire, un lugar donde floreció su carreta de escritora pero también, la que contemplaría sus últimos días. 



Wentworth, dejaría caer su pluma sobre su escritorio de madera, testigo de los juegos al escondite de Jane con sus escritos.




Visita obligada, sería   el "Jane Austen's House Museum" lugar donde vivió la escritora desde 1809 hasta 1817. 

Y seamos realistas, como buena "friki-austenita", no quedaría localización alguna de sus versiones cinematográficas que mis pies no quisieran recorrer, pues, con mi "amiga", he pasado los mejores momentos lectores-cinéfilos de mi vida.

 Localizaciones de Pride and Prejudice (2005)


Localizaciones de Sense and sensibility

Localizaciones de Emma (1996)

Austen vivió en Chawton hasta que decidió mudarse a Winchester para un corto tratamiento medicinal antes de su muerte y sería en su catedral, cerca del centro de la nave central con una lápida de mármol negra, donde su cuerpo reposaría.


“En recuerdo de Jane Austen, la hija menor del difunto reverendo George Austen, quien fuera rector de la parroquia de Steventon en este condado. Abandonó esta vida el 18 de julio de 1817, a los 41 años, tras una larga enfermedad soportada con la paciencia y esperanza de una verdadera cristiana.
La bondad de su corazón, la dulzura de su carácter y su inteligencia le valieron la admiración de cuantos la conocieron, junto con el más tierno amor de sus seres queridos. La pena de su familia es tan grande como irreparable es su pérdida, pero aun en su más profunda aflicción, les consuela la firme aunque humilde esperanza de que su bondad, devoción, fe y pureza hayan hecho a su alma merecedora de la lucha por su redención".





Dejaría sobre su tumba, un ramo de flores silvestres arrancadas de algún campo. 
Se que a ella, le hubieran gustado...

Gracias al blog de Pepa Montero del cuál he recogido ideas y fotos, a los blog amigos austenitas y no...todos me resultan tan inspiradores...a http://janeaustenshousemuseumblog.com/, al imprescindible http://hablandodejaneausten.com/...a tantos que no pararía...