Dalí en Madrid



¿Qué pensaría Dalí –donde quiera que se encuentre…tal vez… allá en las alturas desde su posición privilegiada- de las hormigas que nos afanamos en contemplar sus obras, haciendo cola en este Madrid, aún gris y lluvioso al que la primavera parece no llegar nunca? 



Tal vez, que lo consiguió - aunque en su vida también- ser un ídolo de masas un “showman” con manos de genio, cabeza para los negocios y corazón apasionado. 

Dalí, es una marca , cuyo engranaje funciona a las mil maravillas y donde sus labios –Mae West- o su inconfundible bigote son su símbolo, su imagen más icónica. 


Hasta los mismos espíritus que caminan por este museo – realizó las funciones de Hospital General y en aquel lugar murieron miles de personas que fueron enterradas en su subsuelo- deben estar celebrando su llegada y la monjas-tres que siguen enterradas debajo de la puerta principal del museo- huir escandalizadas por los pasillos antes la sexualidad que emana de  muchas de sus obras en esa pasión freudiana que tanto anido en la lavadora se su cerebro, siempre girando, siempre creando, “SU” universo, lleno de imágenes, algunas tan difíciles de entender. 

Cada espectador puede servirse una ración de Dalí, devorando la parte que mejor prefiera de tan suculento plato: la del aprendiz, el familiar, el vanguardista, el surrealista, el iconoclasta, el reivindicativo, el hiperrealista, el enamorado, el teatral, el científico, el agitador… 


Y todo ello, debemos conseguirlo, en un ejercicio de abstracción y concentración obviando las salas llenas de gente que menguan el deleite personal, los grupos amontonados ante determinados cuadros, supuestamente los mas relevantes, el murmullo incesante, el laberinto de salas intricado en busca de la sala correcta, las vueltas, los donde me encuentro… y yo me pregunto… de acuerdo, muy bien, es un amplio y completo recorrido por pinturas -más de 200 piezas, 30 de ellas inéditas en España l  - cartas, fotografías, dibujos, películas –Increíble ese “Destino” cuando el cuerpo de algún visitante  no se interpone entre la luz- 


esculturas, cadáveres exquisitos …pero…¿Dónde está el juego? ¿Dónde la “exposición teatral" que tanto nos embriaga en su Teatro-Museo en Figueres

¿Sería posible poder ver una exposición así?

¿Cómo se sentirán sus compañeros , en estas blancas e inmensas salas, casi vacías, echándose la siesta un viernes por la tarde, o sintiéndose los excluidos a la fiesta, los modernos y frikis… Miró, Ángeles Santos, Klee, Kandisky, Saura, Tapiés, Feiro, Klein… 

Yo…como buena invitada, les saludé efusivamente, y tras de mí, fue quedando un museo en silencio, el patio cerrado, un Calder durmiendo bajo la negra noche. 

¡Qué durmáis bien!

Comentarios

  1. Nunca he podio ver una exposición tranquilamente, aunque agradezco que, cuando estuve en el Prado, justo en el momento en que ví el cuadro del Fusilamiento del general Torrijos (que me impresionó mucho) sólo tenóa conmigo a una persona más, junto a mi marido, asi que me tiré bastante rato fijándome en los detalles y disfrutándolo. Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. no te pierdes una y tienes, una vez más, más razón que un santo. Un beso enorme

    Bego

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá llegasen aquí esas maravillosas expo!, Dalí tan grande, tan especial... siempre ha sido un misterio para mi que no entiendo dos tortas de arte <3
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Andá a saber, tal vez las monjas están más que felices al ver ciertas obras!
    Acá nunca llegan grandes exposiciones, siempre son en Bs As, pero odio estar apretujada como sardina en lata.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Cuando estuvimos en Madrid ya la anunciaban pero aun no estaba montada.
    Muchas de las obras ya las he visto pero como dices, ver sus obras en el entorno mágico y surrealista del museo Dalí de Figueras, es muy especial. Y te recomiendo para otra vez si aún no has visto, el castillo de Gala-Dalí en Púbol y su casa de la costa. Son los dos un verdadero puntazo digno de ser visto!
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Reto epistolar: Correspondencia. Camille Claudel