Joaquín

¿Puedes escuchar el mar entre los edificios grises de Madrid?

Si



¿Puedes respirar ese olor a sal tan familiar?

Si.

¿Y tal vez, oír el rumor de agua de la Alhambra?

Si. Si. Si.





Deja atrás tus pasos de asfalto y cemento.

Olvida del ruido de neumáticos que martillea tus oídos. 
Te está hablando la fuente.

¡Haz un esfuerzo!

Acalla el resto de las voces.

Tras esa puerta, vive el color detenido en las paredes.

La luz te llama.



Cruje del suelo de madera. 

Tintinean las lámparas con las pisadas curiosas.

Pero Joaquín te espera en el umbral…

”Permítame que el cuente mi historia, pero antes, 
cambie sus ropas, señorita. 
Vístase del azul cerúleo del cielo, 
de los esmeraldas que refleja el mar en su perpetuo movimiento, 
del Prusia que anida en sus profundidades o del ocre que baña la playa.
Cubra su piel blanquecina del invierno con la sombrilla o el sombrero que cuelga en mi pared. 




Déjeme hablarle de mi tierra, de mi amor –Clotilde-, 
de mi familia, 
de mi oficio entre pigmentos y pinceles, 



de mis recuerdos y añoranzas, 
de tanto atesorado en mis viajes. 
Solo es un parte de mi. 
Usted, recompondrá las piezas 
y las pinceladas bailarán frenéticas en su retina,
fragmentadas o precisas, 
inquietas, vibrantes…
Pero…scccccccccchhhhhhhhhhhhh... 
escuche a las olas. “




Rompen contras las rocas convirtiéndose en espuma. 

Baile efímero contra la piedra que no deja de repetirse.

Aprendices, en el patio, imitan al maestro.


Las acuarelas abiertas, 
el olor tan familiar y necesario. 

Quiero pintar.

Al salir, el sueño se desvanece.

La castellana se llana de luces, brillantes su fulgor.

Y en mi mente, resuena la canción de  Javier Álvarez...y no sé por qué...

Comentarios

  1. Oh... la casa de Sorolla... Qué recuerdos más buenos tengo del viaje con mi madre para conocerla... Me encantó, como tu entrada.
    Besines!

    ResponderEliminar
  2. Cada día eres más artista con los colores y las palabras... Gracias por tanta belleza!

    ResponderEliminar
  3. Eres toda una romántica!! No he estado en casa de Sorolla, y mira que me gustan sus cuadros. Al margen de la pintura, te diré que me has recordado el momento mágico que vivo a veces aquí cuando, viviendo a unos 25 minutos del mar (caminando) a veces me llega su olor al pasear por la calle. Un besote!!

    ResponderEliminar
  4. Que lindas fotografias...me encantaria andar por ahí, pero creo que tendrá que esperar para mi próxima vida...jajajaja
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Qué hermoso paseo me has hecho hacer desde mi cama calentita!
    Recuerdo que mi madre era una amante de este artista y que de niña solía mirar los libros con reproducciones que ella tenía.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Reto epistolar: Correspondencia. Camille Claudel