Torero


Y cuando las cuadrillas
riman su paso
al son de un pasodoble,
vivo y sonoro,
alegre como el vino de
Andalucía,
cada traje es un iris de
seda y raso,
que a los besos de
llamas de un sol de oro
se derrite en un iris de
pedrería.
El paseíllo,  Francisco Villaespesa

Hacía mucho tiempo que no mostraba nada de mis actuales obras, y ya va siendo hora.

Nunca había sentido ninguna inclinación hacía el mundo taurino, de hecho no es una fiesta que me atraiga, aunque respeto a sus partidarios. Ante todo, respeto.

Pero, como apasionada del color, este año, quedé deslumbrada ante su colorido y el oficio artesanal lleno de virtuosismo del traje del torero.


Y, al descubrir a esta mujer, Paloma Aguilar y sus magnificas fotografías, acabé por enamorarme.
La pedí permiso para interpretarlo y...

...El reto había empezado.


¿Sería capaz de plasmar tanta belleza y detalle? 

Ese fue mi gran estímulo, cómo poder llevarlo al lienzo.

Y me puse manos a la obra, no con dificultades y quebraderos de cabeza. 
Casi termino viendo chiribitas doradas por todas partes. 



¡Y vaya si me gustó!

Como que este verano he vuelto sucumbir a su hechizo, pero eso lo veréis en ora ocasión.


¡Feliz otoño!

Comentarios

  1. Preciosa obra. A mí no me atraen nada los toros, pero me encanta el contraste que le has dado al blanco y negro con el dorado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico! Y eso que el espectáculo de los toros no me gusta... fuimos una vez con mis padres cuando eramos pequeños (yo no tan pequeña) y no hemos vuelto ninguno de la familia...
    Pero no me extraña que te quedaran los ojos como chiribitas! Vaya detalles dorados! Es impresionante! Qué arte!
    Besos, besines y besazos!

    ResponderEliminar
  3. Impresionante, yo tampoco soy de paseillos taurinos pero el color y el detallismo de los trajes es innegable, una obra fantástica, de veras!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Cuántos detalles! Realmente admirable tu pasión, tu paciencia y tu dedicación a lo que amás.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Recuerdo infantil: María Pascual