sábado, 27 de abril de 2013

Come dance with me

Difumina las tristezas y baila conmigo.

Sueña, aunque solo sea por un momento, que tú realidad es distinta.

Imagínate en las Vegas, o en un escenario de Broadway o mejor... inventátelo.


Siéntete rodeada de Frank, Bing, Sammy  o Dean, o los "colegas" que acompañen tus noches de risas y diversión.





Sustituye la cerveza por algún coktail , Martini o whisky, pero sin pasarse. 

Y entre el humo -buscar algún sustitutivo del nocivo tabaco para  crea ambiente- déjate envolver por la notas  del swing, del jazz, del bues o del soul
y canta al amor y sus juegos caprichosos sin perder tú sonrisa y tú carisma de crooner en prácticas.


Vuelve Michael con nuevos clásicos versionados, y  cuatro canciones inéditas.

"To Love Somebody" (Bee Gees), "Nevertheless" (Dean Martin), "Who is Loving you"(Jackson 5), "To be Loved" (Jackie Wilson), "Have I told you Lately" (Elvis Presley) y "Something Stupid".  

El disco, compuesto de 14 canciones, se cierra con "Young at heart", una pieza con la que Bublé quiere rendir homenaje a Frank Sinatra, de hecho muchos le conideran su "heredero".



Ahora...¡A cansarme de oírlo!

Y..sin duda...LA CANCIÓN...



Los cuentos de hadas pueden hacerse realidad, te puede pasar a ti 
Si eres joven de corazón. 
Porque es difícil, ya te darás cuenta, ser estrecho de mente 
Si eres joven de corazón.

Puedes ir a los extremos con esquemas imposibles. 
Puedes reir cuando tus sueños se desmoronan por las costuras. 
Y la vida se vuelve más emocionante cada día que pasa. 
Y el amor está en tu corazón, o de camino. 

No sabes que vale lo que todos los tesoros de la tierra 
Ser joven de corazón. 
Porque tan rico como seas, es con diferencia mucho mejor
Ser joven de corazón. 

Y si vas a pasar de los 105, 
Mira todo lo que resultará de estar vivo! 
Y aquí está la mejor parte, tienes ventaja 
Si estás entre los muy jóvenes de corazón. 


Y si vas a pasar de los 105, 
Mira todo lo que resultará de estar vivo! 
Y aquí está la mejor parte, tienes ventaja 
Si estás entre los muy jóvenes de corazón.

P.D.:Ahora a buscar esta peli de...¡Ay!...¡Frankkkkkkkkkkkkkkk! 


Y aquí mi lista de deseos musicales :

Esperanza Spalding 

El nuevo de Madeleine, The blue room 

Eva Cassidy 

Y el estilo del renovado Justin...




domingo, 21 de abril de 2013

Feliz día del libro

"Leer es soñar con los ojos abiertos"


"Nadie sabe, exactamente, que se va a encontrar tras la puerta de una librería, por eso los que entran tardan tanto en salir..." (Manuel Rivas)







¡Feliz día del libro!
Que os regalen muchos - y buenos- y a seguir soñando que hacen falta soñadores.

P.D.: Lo próximo a realizar...¡Una stopmotion! 

jueves, 11 de abril de 2013

Sal de vainilla



“Comer o no comer es una cuestión de dinero. 
Comer bien o comer mal es una cuestión de cultura.” 
Manuel Vázquez Montalbán 





Sal de vainilla 


Preparación: A cargo de la “chef” Ada Parellada 


“Nació en Granollers (Barcelona) al calor de los fogones de la famosa fonda Europa. Como sus padres no querían que se dedicará a la hostelería empezó a estudiar derecho, pero su pasión por la gastronomía la empujó a colarse en todas las cocinas que podía hasta que, finalmente y junto al que más tarde sería su marido, abrió el innovador restaurante Semproniana en Barcelona, así como los restaurantes Coses de Menjar, también en Barcelona y Acontecimiento en Lisboa. Ada Parellada colabora con varios medios de comunicación y televisiones locales catalanas. Entre otros, ha escrito los libros La bona cuina catalana (Ara Llibres, 2006), Como hecho en casa (Planeta, 2010) y la novela Sal de Vainilla (Planeta, 2012).” 




Cocción: A fuego lento 

Ingredientes

- Álex, cocinero de gran talento. 

- Annette, joven canadiense de incansable energía. 

- Carol, crítica gastronómica. 

- Óscar, bloguero aficionado a la cocina. 

- Frank Gabo repartidor de pescado procedente de Mozambique y su mujer, Graça. 

Preparación :

Precalentamos el horno o sea la cabeza del lector a una temperatura prudente, pero todo sin excedernos…con la dosis justa de tensión sexual, frescura, conocimientos culinarios, traiciones, dolorosos recuerdos… 

Póngase al Sr. Álex Graupera ,una mezcla de cocinero de autor al estilo Ferrán Adriá con el carácter –fuerte- de Patrick Ramsey, que expresa sus sentimientos de manera brusca, ruda, a veces cruel y grosera, escondiendo en el fondo un alma atormentada.








“Limpia las alcachofas, las hortalizas más nobles, a pesar de su aparente austeridad espartana. Parecen vestidas para la guerra…o para la vida, piensa Álex. (…) No hay que juzgar sus hojas duras y astillosas. Hay que creer en ella, hurgar, buscar su corazón. Sólo se necesita tiempo y dedicación para deshacerse de sus capas de dureza. Allí dentro, protegió de lo embates y las agresiones, hay un regalo, un extra de placer, un corazón tierno, sabroso, intenso y franco. Sin sorpresas, sin ambages, uno corazón noble, tenso y franco.” 


Así es Álex. 


Y le añadimos a una joven canadiense Annette, con un pobre castellano y de maneras sociales, extrovertidas y amenas, más que atractiva –pelirroja, rizos, pecas “bailonas”- y aficionada a la cocina con un máster en antropología culinaria (sus discursos sobre la historia de los alimentos es de lo mejorcito del libro) y con un pasado más que “complicado” y turbulento.



Situemos los ingredientes en la “cazuela” del “Viejo mundo”, un restaurante al borde la a quiebra por las inquebrantables convicciones de Álex acerca de ciertos alimentos -¡¡¡adoro las patatas fritas y los huevos!!! ¿Hay algo de malo?- y ciertas comidas. 

Y de manera pausada, como se hacen los buenos platos, entre alimentos recién cortados y salteados, recetas y condimentos…el amor surgirá, a fuego lento, entre confidencias a dos, complicidad, y ese caparazón de Álex, irá rompiéndose ante la contagiosa alegría de Annette…en el fondo los dos NECESITAN amar y ser amados y sus circunstancias les hacen idóneos para ese enamoramiento gradual.



Pero claro, ciertos ingredientes pueden dar un toque amargo al plato (esa Carol…) o darles el justo toque para que sepa mejor (Óscar, Eric en el último momentos…) y ante todo la “jefa” de cocina (Ada Parellada), saltea todo a la perfección para servirlo al cliente en óptimas condiciones. 

Y así lo hace, y con sus páginas logra transmitir su amor incondicional a la cocina.



Lo mejor del libro – y para mi todo un descubrimiento- esas charlas eruditas –y geniales- de Annettte acerca de los alimentos. 


“ Los aztecas batían el chocolate con dos varitas y hacían un ruido muy característico, “choco, choco”. Le añadían agua: la palabra original es alt, de ahí su nombre: choco-alt, de unir el nombre del agua con la onomatopeya del ruido de la varita contra el chocolate.” 



“Los tomates y las patatas pertenecen a la misma familia. (…) La planta (tomate) triunfó por sus hermosas flores como ornamento del palacio (emperador Carlos). Incluso se comían como si se tratara de algo exquisito, como hacemos ahora con las flores de calabacín. El tubérculo, en cambio, era considerado como comida para cerdos, era imposible que bajo tierra surgiera algo bueno, y la iglesia llegó a prohibir su consumo, alegando que era obra del diablo y que solos servía para alimentar al ganado (…)” 



Esta entrada me sirve, para invitar a todos los comensales de este humilde blog, a degustar las exquisitas recetas de mi querida amiga Cecilia, que nos descubre un montón de sabrosos platos de manera fácil y amena en su blog, El caldero de Calderot… 



¡Animaos a hincarle el diente!

sábado, 6 de abril de 2013

París en Madrid.

Música para la visita...


Píntame un cielo azul...
no quiero más grises en el lienzo de mi vida. 

La primavera llegó, 
pero no alcanzo a vislumbrar sus pinceladas de vivos colores. 

En cambio, estas manos, 
invaden mis retinas, pintando París 
sobre lo tejados de Madrid. 

No he podido encontrar
"Mujer joven en un balcón contemplando los tejados de París de Lautrec"
...una maravilla.


¿Desde cuándo Paris está en la Castellana? 

El D´Orsay, abre sus puertas en Recoletos, número 23. 


“Bonsoir, madame” 

“Vamos querida, no detengas tus pasos, sigue caminando” 
me dicen, absortas en sus partituras. 


Y al cruzar el puente, estalló en el verde. 



“No pierdas el camino” 
comenta la pareja entre puntos que bailan en mis ojos. 


“Ven, caliéntate al fuego. 
Descansa de la tarde fría y continúa tú camino” 



El verano parece ya tan cerca… 


Pero…”Por favor…no me mires demasiado. 
Soy frágil, y me vuelven loco sus miradas. 
¿A qué tú me entiendes?” 



Si… Mejor que nadie. 

"Por favor, señorita. 
Ayúdeme…se me escapó el globo." 



Por fin llegó…La primavera. 

“Siéntese con nosotras. 
Tal vez nos necesite en el futuro." 



¿Musas? ¡Cada día os llamo! 

Pero al baja…la luz se apaga 
y un sueño bohemio se hace realidad. 

Gitanas errantes de ojos oscuros quieren hurgar en mi alma. 




Jóvenes artistas, apasionados libres e independientes, 
me muestran sus buhardillas ante el olor a trementina y ajenjo, 
entre el desorden creativo y la miseria. 



 “Estar fuera de casa, y sentirse, sin embargo, en casa en todas partes; 
ver el mundo, ser el centro del mundo y permanecer oculto al mundo, 
tales son algunos de los menores placeres de esos espíritus independientes, 
apasionados, imparciales, que la lengua solo puede definir torpemente”.
Charles Baudelaire - El pintor de la vida moderna(1863)





Me siento, como ese Owen Wilson (en versión femenina)
en Midnight in París, 
al que esa señora enjoyada y repintada le sacará de sus ensoñaciones, 
arrastrándole, de nuevo, al gris… 



Mis pies, están cansados.


Dejaré mi botas al calor de su estufa 
y descansaré mis ojos junto a ÉL…
y su genio…continuará caminando.




                                                                Me iba, con los puños en mis bolsillos rotos...
mi chaleco también se volvía ideal, 
andando, al cielo raso, ¡Musa, te era tan fiel! 
¡cuántos grandes amores, ay ay ay, me he soñado!

Mi único pantalón era un enorme siete. 
––Pulgarcito que sueña, desgranaba a mi paso
rimas Y mi posada era la Osa Mayor.
––Mis estrellas temblaban con un dulce frufrú.

Y yo las escuchaba, al borde del camino 
cuando caen las tardes de septiembre, sintiendo 
el rocío en mi frente, como un vino de vida.

Y rimando, perdido, por las sombras fantásticas, 
tensaba los cordones, como si fueran liras, 
de mis zapatos rotos, junto a mi corazón.