sábado, 29 de junio de 2013

Joaquín

¿Puedes escuchar el mar entre los edificios grises de Madrid?

Si



¿Puedes respirar ese olor a sal tan familiar?

Si.

¿Y tal vez, oír el rumor de agua de la Alhambra?

Si. Si. Si.





Deja atrás tus pasos de asfalto y cemento.

Olvida del ruido de neumáticos que martillea tus oídos. 
Te está hablando la fuente.

¡Haz un esfuerzo!

Acalla el resto de las voces.

Tras esa puerta, vive el color detenido en las paredes.

La luz te llama.



Cruje del suelo de madera. 

Tintinean las lámparas con las pisadas curiosas.

Pero Joaquín te espera en el umbral…

”Permítame que el cuente mi historia, pero antes, 
cambie sus ropas, señorita. 
Vístase del azul cerúleo del cielo, 
de los esmeraldas que refleja el mar en su perpetuo movimiento, 
del Prusia que anida en sus profundidades o del ocre que baña la playa.
Cubra su piel blanquecina del invierno con la sombrilla o el sombrero que cuelga en mi pared. 




Déjeme hablarle de mi tierra, de mi amor –Clotilde-, 
de mi familia, 
de mi oficio entre pigmentos y pinceles, 



de mis recuerdos y añoranzas, 
de tanto atesorado en mis viajes. 
Solo es un parte de mi. 
Usted, recompondrá las piezas 
y las pinceladas bailarán frenéticas en su retina,
fragmentadas o precisas, 
inquietas, vibrantes…
Pero…scccccccccchhhhhhhhhhhhh... 
escuche a las olas. “




Rompen contras las rocas convirtiéndose en espuma. 

Baile efímero contra la piedra que no deja de repetirse.

Aprendices, en el patio, imitan al maestro.


Las acuarelas abiertas, 
el olor tan familiar y necesario. 

Quiero pintar.

Al salir, el sueño se desvanece.

La castellana se llana de luces, brillantes su fulgor.

Y en mi mente, resuena la canción de  Javier Álvarez...y no sé por qué...

domingo, 23 de junio de 2013

¿Paradise?

Hace tiempo ya concluía en Telecinco la exitosa serie de Galerías Paradise.


Y yo, con creciente curiosidad comencé a leer el libro de gran Zolá: El paraíso de la damas.


“Apasionado por los progresos de su tiempo, Émile Zola buscó dejar constancia de ellos en su obra, representando los cambios que los avances en los diferentes campos producían ya fuera en el hombre como individuo, ya en la sociedad como conjunto. En ese sentido debe entenderse El Paraíso de las Damas, novela perteneciente al ciclo de los Rougon-Macquart, en la que el autor recogió la aparición y auge de los primeros grandes almacenes franceses.

El Paraíso de las Damas es la historia de Denise, una joven huérfana que llega a París desde provincias y empieza a trabajar en unos grandes almacenes. Habiendo trabajado como dependiente de pequeño comercio en su ciudad de origen, la joven queda fascinada por la nueva manera de vender del comercio moderno. Denise es una especie de cenicienta que, a pesar de empezar desde lo más bajo, logrará hacerse un hueco en el despiadado mundo de las ventas a comisión.”


Más que nunca, comprendo la necesidad –SIEMPRE- de acercarse a la obra original para poder dar opiniones formadas y correctas.

Tratemos a la serie y al libro como seres independientes que nada tienen que ver la una con la otra.

Nos adentraríamos en la controversia de las adaptaciones literarias llevadas a la pantalla.

¿Cuántas son fieles?

¡Cuántas se distorsionan al ser trasladadas a otro medio distinto al que fueron concebidos?

Pensemos , aunque yo sea una gran fan del estudio, en el daño que ha hecho Disney al tergiversar cuentos clásicos, aunque nos encanten sus películas.

Trauma fue –en su momento- leer la historia original de la Cenicienta o la tristeza y melancolía que anida en La sirenita. 

El libro de Zolá, de Paraíso solo tiene el nombre.

¡Qué lucha constante!

¡Cuánto esfuerzo derramado en nombre del progreso y de la maquinaria consumista que siempre reclama víctimas!

¡Cuánta miseria, celos, dolor, envidias…!

¿Puede un libro así –tan complejo, tan lleno de matices- ser llevado a la pantalla?

¿Puede transmitir todas las emociones que el lector voraz “engulle” página tras página igual que los engranajes de este complejo paraíso?

Sentimientos encontrados…¿Con cuál quedarse? 

¿El luminoso, edulcorado, sentimental, mágico, deslumbrante ejemplo del buen saber hacer de la BBC, píldora feliz para pintar la cruda realidad tras la fachada reluciente de los escaparates del Paraíso o la dolorosa verdad?

Leyéndolo, he sentido mis pies bañados en el barro de las obras, y mis manos agrietados por el trabajo, sudorosas, mi rostro blanquecino, ojos sin luz, hundidos en la tristeza a pesar de vivir en el luminoso París, respirando hambre.



Esfuerzo, lágrimas, engranajes que chirrían bajo el suelo que tiembla bajo mis pies.

¿El Paraíso de las damas actual? 


Nada hay de poético en la lucha de toda esta gente. 

Bueno, si. 

Las abundantes y detalladas descripciones que proliferan en todo el libro que nos abren una puerta de sensaciones visuales, táctiles…


Sueños derrotados, vencidos y Denise, catalizador de todas la fuerzas y luchas que la arrastran, la golpean.


"La actriz alemana Dita Parlo (Grand Illusion) protagoniza esta tarde cine mudo de uno de los maestros del realismo poético francés, Julien Duvivier. En ella interpreta a Denise. "Veo sinfonía de una ciudad de Walter Ruttmann en su retrato de la destrucción y renovación urbana, se presenta con una sensación de pérdida, así como un sentido de la fuerza imparable del progreso por Duvivier" (Sean Axmaker, Diario GreenCine). Basada en una novela de Emile Zola. Música original de Gabriel Thibaudeau, interpretado por l'Octuor de France. "

¿Es capaz un alma pura, noble, honesta, de no ser corrompida ante los envites de los corruptos?

La respuesta sería si, aunque no sin esfuerzo.

¿Somos capaces de dominarnos ante la codicia, ante la mayoría que nos arrastra casi sin darnos cuenta?

¿Podemos una vez perdida la inocencia, cambiar, volver a ser lo que en un principio éramos?

Mouret –que no Moray…hay mucha diferencia. A veces resulta muy difícil alejar a Emun Elliot de nuestras cabezas…casi misión imposible- a pesar de su carácter cínico, vividor, mujeriego, sin escrúpulos puede, se redime ante un amor que lo supera, aunque al terminar la lectura nos quedamos con tantos interrogantes…


¿Qué pasaría después?

Bueno, por lo menos nos espera una segunda temporada de la serie, a ver que sorpresas nos depara.

sábado, 8 de junio de 2013

Rioja


Píntame un lienzo de verdes diversos que estallen en mis retinas.


Deja que los ocres y sienas de viñedos, rieguen mis ojos.
Monasterio de Valvanera
Gota magenta, dorada, 

derramada en el mantel verde del campo recién duchado.

Bodegas del Marqués de Riscal en el Ciego
Manos frías.

Pies fríos.

Muros de piedra aún más frío.

En un cielo gris

-amenaza lluvia-
Por las calles de Laguardia


Deja que te hable…

Si quieres oírlos.

Estas paredes cuentan historias antiguas, de siglos visten sus rocas.

Tal vez, guarden oraciones en el silencio del claustro monacal.
Monasterio de Yuso

O libros repletos de canciones que se elevan al cielo.

O tumbas de damas o caballeros de alta cuna.
Sepulcros de los reyes de Nájera-Pamplona.
Monasterio de Santa María la Real de Nájera.
Según la leyenda se  encontró una imagen de la Virgen en una cueva,
mientras una cacería de  García el de Nájera
siguiendo a su halcón encuentra una pequeña capilla
hecha en la cueva con la imagen de la Virgen,
un ramo de azucenas (símbolo del monasterio) y una campana.
 

Vírgenes adoradas te observan con ojos fijos.

Iglesia de Santa María de los Reyes
y su increíble portada gótica.

Cristos clavados en sus cruces.

Cristo de Benvenuto Cellini
O, leyendas antiguas que adoras oír como cuentos de hadas.

Y siempre, surge de nuevo, la vida.

Novia que cruza el umbral. 


La niña cargada de flores.

¡Cuánto por ver!

¡Cuánta belleza! 

Miro tras los cristales del autobús, soñando despierta.

Y las campanas …repican aún más fuerte en mis oídos.



Sigue, sigue …no te detengas.



P.D.: Los créditos fotográficos de la primera, segunda  y de la cuarta fotografía  pertenecen a mi primo...¡¡¡Gracias primo!!!
El resto...mías.