lunes, 30 de septiembre de 2013

Navarra


Banda sonora con Pablo de Sarasate, artista nacido en Pamplona

Niños jugando ante el ayto de Pamplona

Ante mí, 
se descubre una nueva Navarra que junto a tradiciones arraigadas, 
me muestra gente de corazón noble, 
lugares donde,
si sabes buscar,
reside el silencio ante las prisas de lo urgente y lo cotidiano. 
Esculturas de Antonio López delante de la catedral de Pamplona
En la que, 
aparte del alboroto y la fiesta que parece vibrar siempre en la calle, 


San Fermín "txico"

el canto de los monjes en el monasterio de Leyre, 
o la magia que parece flotar en la ermita de Eunate, 
-alzada, solitaria, en el llano de este "reyno"- 

Iglesia de Santa María de Eunate
nos hace sentir que el alma, 
escucha, palpita, vive, y las piedras 
-testigos impasible durante siglos- 
nos hablan, 
ya sea por las manos del cantero en la hermosa simplicidad del románico 
o en los muros de estos castillos que bien parecen de cuento, 

Castillo de Javier
 con guerreros, con príncipes y reinas, 
con caballeros de brillante armadura 
o santos de largas túnicas y vidas andariegas.
Castillo de Olite
 La vida...continúa...
Boda delante de San Fermín
La imagen del toro de Osborne nos vigila desde las cumbres del camino. 

Decimos adiós a Pamplona, 
y a su encantadora gente, 
con una mochila llena de recuerdos y sensaciones.

Solo puedo decir …¡Hasta pronto!

domingo, 22 de septiembre de 2013

Torero


Y cuando las cuadrillas
riman su paso
al son de un pasodoble,
vivo y sonoro,
alegre como el vino de
Andalucía,
cada traje es un iris de
seda y raso,
que a los besos de
llamas de un sol de oro
se derrite en un iris de
pedrería.
El paseíllo,  Francisco Villaespesa

Hacía mucho tiempo que no mostraba nada de mis actuales obras, y ya va siendo hora.

Nunca había sentido ninguna inclinación hacía el mundo taurino, de hecho no es una fiesta que me atraiga, aunque respeto a sus partidarios. Ante todo, respeto.

Pero, como apasionada del color, este año, quedé deslumbrada ante su colorido y el oficio artesanal lleno de virtuosismo del traje del torero.


Y, al descubrir a esta mujer, Paloma Aguilar y sus magnificas fotografías, acabé por enamorarme.
La pedí permiso para interpretarlo y...

...El reto había empezado.


¿Sería capaz de plasmar tanta belleza y detalle? 

Ese fue mi gran estímulo, cómo poder llevarlo al lienzo.

Y me puse manos a la obra, no con dificultades y quebraderos de cabeza. 
Casi termino viendo chiribitas doradas por todas partes. 



¡Y vaya si me gustó!

Como que este verano he vuelto sucumbir a su hechizo, pero eso lo veréis en ora ocasión.


¡Feliz otoño!

domingo, 15 de septiembre de 2013

Mi tierra...

...La Mancha.

Olivos verdes en laderas trepando al cielo con sus hojas.
Llanura.


Tierra de Don Quijote.
¿Loco? ¿Cuerdo?

(Los de esta fantástica película son los de Campo de Criptana) 
¡Mirad!
Los gigantes.


"-¿Qué gigantes? —dijo Sancho Panza.
—Aquellos que allí ves —respondió su amo—, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.
—Mire vuestra merced —respondió Sancho— que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino."



¡Cuántas veces plasmados en mis telas!
                


¡Espartero!
Estelas en el cielo.
Luz cegadora.
Blanca cal deslumbra.
¡Sigue girando la rueda del molino, molinero!





Dale al aspa, molino,
hasta nevar el trigo.

Dale que dale,
dale que dale,
dale que dale.

Dale a la piedra, agua,
hasta ponerla mansa.

Dale al molino, aire,
hasta lo inacabable.

Dale al aire, cabrero,
hasta que silbe tierno.

Dale al cabrero, monte,
hasta dejarle inmóvil.

Dale al monte, lucero,
hasta que se haga cielo.

Dale, Dios, a mi alma,
hasta perfeccionarla.

Molino, piedra, aire,
cabrero, monte, astro,
dale que dale largo.

Dale que dale, Dios,
Hasta la perfección.
Miguel Hernández




Los molinos de Consuegra se encuentran alineados sobre el cerro Calderico. Datan del siglo XVI. De los 13 originales, se conservan 12, que son: el Sancho, el Rucio, el Bolero y el Espartero. El resto de los molinos cuentan también con apodos de El Quijote, como Chispas, elCaballero del Verde Gabán, Mambrino, Clavileño,Alcancía, Cardeño, Mochilas y Vista Alegre.

P.D: En el fantástico blog “Pequeños artistas, grandes obras” están de sorteo por cumplir tres añitos de un fantástico libro por si os apetece pasaros...¡Suerte!


sábado, 7 de septiembre de 2013

La belleza encerrada




"Mira dos veces para ver lo exacto.
No mires más que una vez para ver lo bello."
Henry F. Amiel


(Soundtrack de la entrada. En este enlace aparecen títulos que  sirve de acompañamiento perfecto a la visita.http://www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/la-belleza-encerrada/catalogo/)




Cuando necesito silenciar mi mundo, cuando mi alma está inquieta e intranquila, necesito hallar la paz.

A pesar de que Madrid –como siempre- ruge con sus sirenas, con su tráfico incesante…por este paseo siempre encuentro la serenidad que preciso.

Como techo, los altos árboles que amortiguan la carrera de los neumáticos sobre los adoquines.



Como paredes, la de este sublime edificio que encierra tanta belleza, preparada para el visitante que la contemple extasiado.

Parece –más que necesario- el silencio para no perder ni un solo detalle –exquisito- de semejantes magia atrapada en pequeños cuadros de gabinete, bocetos preparatorios, retratos, esculturas, relieves que te hablan en la cálida intimidada, entre el juego caprichoso de luces y sombras, de ventanas abiertas.


Han salido de su escondite, de los sótanos de este museo que aún oculta tantos misterios.

La Piedad de Roger van der Weyden.
Como no quedar extasiado contemplando su descendimiento de la cruz.
Pietro da Cortona - Natividad. Óleo sobre ...¡¡¡Venturina!!!
¡Qué efectos tan maravillosos!
Diecisiete salas con joyas que te dejan sin palabras, aunque, yo, instalaría mi corazón en la última, donde Rosales, Madrazo, Fortuny, Pradilla o Palmaroli, me hacen añorar con su pincelada a mi querido siglo XIX, con sus vibrantes colores llenos de preciosistas detalles.
Federico de Madrazo y Kuntz,
Louise Amour Marie de La Roche-Fontenilles, marquesa de Rambures

Vicente Palmaroli Gonzalez.En vue. 
Francisco Pradilla y Ortiz .
La Reina Juana con su hija la infanta Catalina en Tordesillas.
Digo adiós al Prado, no sin antes despedirme de la triste Juana, respirando el olor a fuego y ceniza e imaginarme viajes de sueño al interior de cualquier obra de Carlos de Haes.
 Francisco Pradilla, Doña Juana la Loca
Carlos de Haes,
La canal de Mancorbo en los Picos de Europa
Fuera, las colas son cada vez más largas. 



Dejo atrás el murmullo, las conversaciones que vuelan en el aire, los niños que corren, los padres que les siguen…