martes, 22 de octubre de 2013

Sueño "macchiaioli"



A lo lejos, 
oigo el canto de una copla 
y el abrazo de la música que parece surgir 
del calor de sus manos.
Pero ya no puedo prestar atención.

Silvestro Lega,el canto de una copla.



En mis oídos,
derrama sus palabras 
y un beso esconden sus labios, 
aún ruborizados 
por la -incómoda- dama que nos vigila.



Silvestro Lega Los novios.1869
Los ojos de la niña,
me miran soñando ser mayores,
disfrazándose de mujeres...

Silvestro Lega
Las niñas que juegan a señoras ,1872
¿Por qué quieres crecer tan rápido? - la pregunto sin hablar.
¡Sigue jugando!
Mírala a ella, jugando perdida entre las briznas
verdes y amarillentas del campo...
como detiene su aún inocente mano en la flor.

Gfattori el jinete estribado 1880

Marchas a la guerra con sueños de gloria y triunfo...
Italia te necesita me dices entre súplicas y caricias.

¿Y yo?

Dime...¿Qué haré yo si la negra  muerte te reclama?

La visita de Silvestro Lega.1858.

¿Vestirme de negro? 
¿Esperar el -triste-beso de pésame?


Telemaco Signorini.
Sin poder esperar.La carta.1867

Amor mío...
vuelve...
déjame seguir soñándote
...un poco más.


"A mediados del siglo XIX, Florencia acoge una intensa actividad cultural. Durante los años del Risorgimento, la importancia social y política de la ciudad crece de manera exponencial, especialmente en los años en los que ostenta la capitalidad italiana.

Desde 1852, el Caffè Michelangiolo se convierte en el espacio de encuentro tanto para los artistas florentinos como para los procedentes de otros lugares de Italia y también del resto de Europa (Manet, Degas o Tissot). Situado cerca de la Piazza del Duomo, en la Via Larga (actual Via Cavour), el café dispone de una salita reservada en la que se reúne el grupo de jóvenes artistas que serán conocidos con el nombre de macchiaioli (algo así como manchistas o manchadores).

El término fue acuñado el 3 de noviembre de 1862 por un columnista anónimo del periódico Gazzetta del Popolo, que con esa expresión despreciativa definió a un grupo de pintores, provenientes fundamentalmente de la Toscana (especialmente de Florencia), y de otras ciudades de la Península Itálica, que trabajaron en multitud de ocasiones à plein air, una técnica novedosa en el contexto de la pintura italiana del momento, rompiendo con el romanticismo dominante y renovando así la cultura pictórica nacional. De hecho se les considera los iniciadores de la pintura moderna italiana."

Del 12 septiembre 2013 al 05 de enero 2014
Fundación Mapfre Madrid – Sala Recoletos