sábado, 18 de enero de 2014

Summer in February




Quien siga el blog habitualmente, aunque, en este último tiempo, se ha echado una larga siesta por las ocupaciones cotidianas y una –evidente- falta de inspiración, ha podido comprobar mi curiosidad –obvia y manifiesta- por la vida de los artistas y su manera –a veces no muy acertada- de llevarla a la literatura y especialmente a la gran pantalla.

Unas veces, conociendo la obra del artista al que se refieren, nos muestran sus vidas, a menudo, apasionadas y atormentadas, no necesariamente por las vicisitudes de la vida, algunas de ellas, por el proceso de la creación que toma mucho más de lo que la gente cree del creador, dejándole agotado y otras al borde la locura o del cansancio más extremo.
 
Os dejo este fragmento que puse hace tiempo al inicio de este blog:

"Me he pasado el día pintando.
Acabé este cuadro en diez horas.
Sólo me detuve para comer, 
y estoy tan cansado que me caigo del sueño.
No, no existe en el mundo nada más 
agotador que el pintar. 
No es únicamente que se canse el cuerpo, 
sino que es como si te consumieras por dentro. 
¿Comprenden lo que quiero decir?
Es...como si algo se le quemara a uno dentro. 
Pero al terminar la obra 
se siente uno como si hubiera cumplido una misión...
y se tiene la sensación de formar parte de algo. 
de algo grande y elevado."

La caída de Orfeo
Tenesse Williams

Me gusta imaginar, fabular, como debió sentirse el artista realzando esa obra que dejó huella en su vida y que ha llegado hasta nuestro días, sobreviniendo al paso del tiempo y sus avatares y que, un día, logré contemplar.

El tormento y el éxtasis o La joven de la perla son buena muestra del –exhausto- proceso del artista y su obra más alabada.




Otras veces, el cine nos descubre a artistas que apenas conocíamos y que no figuran en nuestros libros de historia de arte, aquellos que con rutina de estudiantes –más o menos aplicados- debíamos memorizar y recordar.

Y sí, el arte se mezcla con espíritus atormentados, inestables, pasionales, en difícil y complicado equilibrio en el día a día, tenemos la perfecta simiente para un drama en toda regla.

Basada en hechos reales, “Summer in February” supone un interesante acercamiento a la Newlyn School, una colonia de arte de artistas cerca de Newlyn , un pueblo de pescadores junto a Penzance, Cornualles , desde la década de 1880 hasta principios del siglo XX. La luz fantástica, la vida más económica , y la disponibilidad de modelos de bajo costo atrajeron a los artistas fascinados por la vida de trabajo de los pescadores en el mar y la vida cotidiana en el puerto y los pueblos cercanos. 
                                                                                Portrait of Florence 
Harold Knight (1874 – 1961) 

Sir Alfred James Munnings
The Morning Ride - 1912 (a portrait of Florence Carter-Wood)
oil on canvas
20" x 24"
  

Desconocía completamente esta escuela…¡Lo que aún me queda por aprender!

Aunque los personajes principales no están del todo bien dibujados y nos falta información para comprenderlos, la película supone un descubrimiento por la obra de estos pintores, en concreto la de Dame Laura Knight de fascinante colorida y vibrantes pinceladas.

Dame Laura Knight, (4 de agosto de 1877 - 7 de julio de 1970) fue una pintora impresionista inglesa.Famosa por captar el mundo del teatro de Londres, el ballet y el circo, fue miembro de la Newlyn Escuela de arte y fue la primera mujer artista que fue nombrada Dama del Imperio Británico. Laura Knight (Johnson apellido de soltera) nació en Long Eaton, Derbyshire, hija de Charlotte y Charles Johnson.Su padre murió poco tiempo después de su nacimiento, y Laura Knight creció en una familia con problemas económicos. En 1899 fue enviada a Francia con la intención de que estudiara arte en un taller parisino.Después de un corto período de tiempo en las escuelas francesas, Laura Johnson regresó a Inglaterra. Allí, a la edad de 13 años entró en el Nottingham Escuela de Arte, fue una de las estudiantes más jóvenes de la escuela. Allí conoció a uno de los más prometedores estudiantes, Harold Knight, de 17 años de edad. Pronto se convirtieron en amigos, y en 1903 Laura Johnson y Harold Knight se casaron. En 1907 se trasladaron a la colonia de artistas en Newlyn, Cornwall, junto con Lamorna Birch, Alfred Munnings y Aleister Crowley, donde pintó cuadros con un estilo muy cercano al impresionismo mostrando paisajes y rincones rurales con bellas montañas e inspirador mar como escenario.Después de la Primera Guerra Mundial, se trasladaron a Londres, donde Laura se reunió con algunos de los más famosos bailarines de los Ballets Rusos , periodo, en el cual, realizaría numerosas pinturas con bailarinas y diversas escenas, las cuales están llenas de ligereza en el trazo, mostrando la parte mas sutil de Laura, con obras tan hermosas que el público que las contemplaba se quedaba maravillado durante horas frente a ellas.En 1928 el circo se convirtió en su inspiración, dejándonos para las posteridad una extensa muestra de cuadros plagada de luz y colorido, no exenta de detalles , incluyendo, en ocasiones, las miradas de los payasos, y las costumbres propias del mundo del circo con gran colorido y movimiento.En 1936 se convirtió en la primera mujer elegida de la Real Academia.En la década de 1930, comenzó a investigar en el mundo de las carreras de caballos y los gitanos pintando numerosos retratos.Después de la Segunda Guerra Mundial, fue la artista oficial de guerra en los juicios de Nuremberg, es, en esta etapa, cuando Laura nos muestra la parte mas transcendente de su obra, incluyendo escenas con realidades palpables de esa época, transformando su paleta en una gama de colores mas fuerte e intensa.El impresionismo se va transformando en realismo por momentos, haciendo que las miradas que contemplan sus cuadros, puedan vivir intensamente a la vez que la artista, una época fundamental en la historia. Laura intentó siempre descubrir nuevas y variadas formas para expresarse en la pintura, realizando acuarelas, agua-fuertes, óleos y carboncillos.Probó diferentes texturas, diversas inspiraciones, unas veces sutil y ligera y otras fuerte y reinvindicativa.Pero siempre con un talento extraordinario, sabiendo captar a la perfección el sentir de los personajes que pintaba.
Hasta el final, y aún en sus últimos días sus palabras dejaban un claro mensaje de su mirada y su sentir:

" mi interior sigue diciendo aún hoy en día -: seguir, seguir intentando algo diferente" 

http://carmensabespoesiayarte.blogspot.com.es/2009/02/laura-knight-ballet-circo-y-otras.html

Dame Laura Knight.
On the Cliffs. 1917.
 Harold Knight
Portrait of Dame Laura Knight sketching



La historia se centra en la historia trágica e inquietante del triángulo amoroso entre el artista AJ Munnings (después, Sir Alfred), Florencia Carter-Wood, y Gilbert Evans. Basada en el libro Jonathan Smith, que se basa en una historia real basada en los diarios de Evans, que su hijo David descubrió años después de la muerte de su padre. 
Gilbert Evans
Florence Carter-Wood

AJ.  Munnings





Viendo la película dan ganas de agarrar los bártulos de esa parte bohemia y solitaria que todo artista lleva dentro e irse a pintar a estos maravillosos acantilados y dejarse inundar por la brisa del mar, hasta que solo respires su olor.

Descubrir películas así, que de alguna manera tocan esa parte de mi que tanto adoro y que necesito para vivir, es algo increíble.

Ojala traigan algo de su obra por España.

Para saber más:


5 comentarios:

  1. Me llama mucho la atención lo que cuentas. También he descubierto muchas cosas que no sabía gracias a las adaptaciones literarias y cinematográficas, y creo la película que nos traes hoy me puede gustar mucho, aunque los personajes no esté tan bien dibujados como deberían. Apuntada queda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me descubres nuevos artistas y mujeres fuertes y valientes que en su época lucharon por aquello que más amaban, su arte.
    Ya estoy a la búsqueda de la película, apuntada está.
    Y esa música es deliciosa...
    Besines.

    ResponderEliminar
  3. Pues gracias por comparitr el descubrimiento, porque mi desconocimiento en la materia es muy amplio. Me anoto el título, los cuadros son preciosos, no me extraña que te den ganas de irte de "acantilados" :-P Es cine muchas veces nos presenta a veces vidas muy interesante, como bien dices, a veces de mejor forma que otras. Un besote!

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy interesante! Yo también desconocía totalmente esa escuela de pintura, así que me la apunto para indagar en ella :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Muy interesante! Yo también desconocía totalmente esa escuela de pintura, así que me la apunto para indagar en ella :)

    ResponderEliminar