sábado, 26 de abril de 2014

Quiero ser una nube…


…en una película del maestro Hayao.


No me importa, ni el tamaño, ni la forma, ni el color.


Tal vez, sería blanca con matices amarillentos, 
deslizándome sobre su papel, una y otra vez, 
bajo la negra mina de su lápiz 
en el furioso baile del folio en blanco 
esperando ser dibujado bajo su mano virtuosa.



Y poco a poco, sentir que el viento se levanta, 
ruge, 
sopla a lo largo de mi camino recorriendo azul celeste cielo.

Y con el brillo dorado del sol atravesando mi etéreo cuerpo,
- nieve, cristales o gotas de agua suspendidas-
mecer la brizna de hierba, 
la juguetona espiga, 
la flor al pie del camino, 
levantar con mi aliento, 
la falda coqueta, 
el vestido de la joven en lo alto de la colina.



Despeinar el pelo del joven que la contempla, 
enamorado a sus pies.

Robarle el sombrero en juego divertido.


Quizás, 
me vuelva nubarrón violáceo, 
con tonos grisáceos 
y comience a descargar mi furia de agua 
sobre los enamorados, 
mojados bajo el roto paraguas. 


Celaje de tristes noticias.

Pero ahora, 
solo quiero ser atravesada por aviones de papel, 
sueños por cumplir, 
cotidianos y sencillos en su grandeza, 
y dejar tras de mí, 
las estelas que parecen romper el cielo en dos mitades.


Mis manos, 
aún siguen sucias con la pintura de ayer.

Mis uñas, 
de colores verdes azulados… ¡Qué ganas de pintar nubes en mi mural!



3 comentarios:

  1. Te transporta al mundo de los sueños, no cabe duda, es un genial, saludos Noe. ^^

    ResponderEliminar
  2. Me vas a matar, así que mejor no lo digo :-P

    ResponderEliminar
  3. Wowwwwwwww he quedado sin palabras Noelia! Eres una poeta. Y que ganas de ver la peli!!! x.x

    ResponderEliminar