lunes, 1 de septiembre de 2014

Philippe Derblay

La banda sonora:

"Mi querida amiga,

Te escribo esta líneas aún sintiendo el latido del corazón en la mano, no sé si por la herida infligida hace tiempo por el impulso de ver caer herido en ese absurdo duelo a mi amado Philippe o por la emoción que me embriaga por todos estos días –con sus noches- vividos.



Por fin puedo declararme completamente suya y aún pecando de indiscreta o de falta de recato, decírtelo a ti, mi confidente en esos largos meses de angustia y desesperación de los que he sido enteramente culpable, se muestra ante mis ojos como imperante y necesario.



Ni un reproche ha salido de los labios de mi esposo, solo sus besos.

Ni una palabra a mi comportamiento pasado, cruel, orgulloso y altivo. 

En mi oído, solo ha derramado palabras que no podría confesarte sin colorear mis mejillas.


Mis días, los paso respirando su mismo aire, devolviéndole cada segundo de mi vida lo que antes fue hiriente frialdad con ternura infinita, sin límites, admirándole en silencio pues no quiere reconocimiento alguno a su valía en público aunque en privado, mis ojos le dicen todo lo que mi corazón no alcanzaba a expresarle antes. 


La felicidad crece a nuestro alrededor, aumentado por la que vemos en los rostros de Octave y Suzanne tras su boda, o en la cara de nuestra madre, serena y paciente en su descanso, aunque he de confesarte que cierto caballero tiene interés más que creciente y caballeroso ante mi Sra. Madre Beaulieu…si, si…el notario Bachelin…¡¡¡Quién lo diría!!!


Aunque si he de ser sincera, me duelen las noticias sobre la disipada vida del duque de Bligny y su Athènaïs, pues ningún mal reclamo para sus atormentadas almas, caídas en el juego, los celos, los engaños y la depravación moral.


No soñé semejante final para sus corazones.

Aquella sombra, ya no enturbia mi feliz presente repleto de dichas nuevas. 


Philippe me reclama a su lado querida amiga. 


Me contempla embelesado mientras deposita un beso en mi nuca.


Aún no he podido contarle el feliz acontecimiento. Tú serás la primera aunque tal vez, pueda parecerte que pecó de euforia, pero no deseo contenerme.


Siento otro latido en mi interior. Un perfecto continuará en mi historia. 




A pesar del todo dolor infringido, del causado, del provocado, todo ahora cobra sentido y si ha sido necesario el viaje, el desenlace ha merecido la pena.

Si notas este papel húmedo, son las lágrimas que brotan de las alegrías ya no de las pasadas penas.

Gracias por estar ahí. Mis mayores bendiciones para ti y para el barón de Prefont.

Te ruego, que también des mi más cordial saludo a nuestra amiga común Susannah.

Ella lo entenderá todo.

Con inmenso afecto, la Sra. Derblay"



7 comentarios:

  1. Muy bueno señorita, muy bonito. ¡Aprobado como secuela! Aunque siempre habrá alguna que quiera más :D :D
    ElizzyB

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito!!!! Muchísimas gracias, Noelia, cielo!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Noelia,

    como siempre es maravilloso pasar por tu blog y leer tus delicados y especiales entradas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que perfecta secuela, sigo pensando en este libro que ha dejado una preciosa huella en mi corazón y sobre todo este gran personaje Philippe Derblay. Gracias por activar mis recuerdos y sensaciones con esta corta pero intensa carta esa historia maravillosa.

    Un saludito :)

    ResponderEliminar
  5. Ay empecé a leer tu reseña pero tuve que parar para no enterarme de nada que no deba!!! Pero apunta muy bien, es que siempre escribes tan bonito!! Así que cuando no corra peligro volveré por aquí para leerla como se merece!!!

    ResponderEliminar
  6. Me entraron muchas ganas de leer este libro! espero poder conseguirlo por estos lares.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué belleza!!! cuánta magia en cada palabra, debe ser un libro maravilloso.
    Tu blog es encantador y lo que publicas nos interna en un mundo muchas veces soñado, idealizado.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar