La moda romántica





(Como siempre, hay una música que me inspira cuando veo algo
y en este caso es este maravilloso soundtrack)

A las cinco.

El otoño instalado en Madrid.

Lluvia infinita empañando los cristales.

No hay caballos para mi carruaje, 

solo el estruendo metálico de las vías en la estación.

Miro mi reloj…ni un minuto tarde en su tic tac.

Tampoco tengo  cortinas que oculten mi mirada curiosa, ni asientos mullidos.

Pero el desfile de paraguas de caprichosos colores, 
las bufandas que cubren gargantas, 
los abrigos azules, verdes, marrones, 
las botas de agua que imagino saltando caprichosos charcos de agua en juego infantil, 
me distraen de mis ensoñaciones.

Carreras, prisas, estación tras estación.

A la salida, los paraguas  se abren en flor bajo este cielo gris, 
cobijándonos de la lluvia, esquivando charcos en el asfalto.

Pero tengo la certeza que tras cruzar el umbral de su puerta
me esperan miles de historias para ser contadas.

Y al subir sus escalera, veo a  la orquesta preparada para el baile.

Sueño ser,
la dama de mirada coqueta, 
la desmayada ante el galán, 
la que oculta su rubor tras el piano y el arpa,
la anfitriona ante la mesa del comedor,
la novia ante el oratorio, 
la niña en sus juegos infantiles, 
la mujer presumida en el boudoir y la madre acunando a su hijo,

el caballero observando su gallarda figura en el espejo basculante…


Soy…

Eugenia de Montijo

María Antonieta

Reina Victoria...quien yo desee...


LA MODA ROMÁNTICA
25 octubre 2016 – 5 marzo 2017
Sala de exposiciones temporales y salas del Museo


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Summer in February

Reto epistolar: Correspondencia. Camille Claudel

Corazones mercenarios