sábado, 27 de febrero de 2016

Realistas de Madrid


(Banda sonora de esta entrada) 

Cortina de lluvia tras los sucios cristales del autobús.

Atocha, ruidosa, estruendo de sirenas, coches, pitos…

Escenario cuajado de paraguas.

Esquivando charcos, marquesinas y andamios. 

Thyssen.

Jaleo de voces, gritos y susurros…

Acalla el ruido en tus oídos. 

Comienza la liturgia.

Tú que sabes de la soledad de la creación.
De la paz del taller.

Del cansancio de los ojos y de la mano, 
tensa tras el esfuerzo de horas. 

Permite a este torpe aprendiz ser…

…Lagartija tumbada al sol paseando la tapia del jardín, 
aquella donde brota la rama, el tronco, la flor solitaria…
magenta con blanco, toque de carmín…

…mota de polvo viajando en la mágica atmósfera de la habitación en penumbra….

…Luz de mediodía, pinceladas de titanio y azul cyan…

…puerta abierta en el espectral pasillo… 

…cable que escala la deslucida pared…

…azulejo descolorido…

…brillo de cristal, trazo amarillento sobre el vaso …

…mano que duerme y espera ser sostenida…

…plazo azul cobalto que abraza las granadas…

…letras y números garabateadas en la esquina de un lienzo…

…lágrima a punto de brotar en los ojos de quién mira y admira…de quien siempre sueña…





P.D.:  No era más que una estudiante de arte cuando pude contemplar a Isabel Quintanilla en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid, incluso diría que ella estaba...pero a veces pienso que solo es un sueño...igual que cuando me sentí tan pequeña al lado de Antonio López en Ávila y no supe articular palabra...luego escribiría un carta larga con todo lo que quise decir pero no me atreví aunque nunca llegué a enviarla. Quizás algún día...soñar es gratis. 
(Los dibujos grises son fotos retocadas, una de ella el servicio del museo)