Entradas

Mostrando entradas de 2013

¡Feliz Navidad!

Imagen
Y que mejor que hacerlo con uno de los cuadros que más relevancia tendrán el próximo año con motivo del cuarto centenario del Greco. ¡Feliz Navidad!

Isabeleando

Imagen
 (Soundtrack para esta entrada)  De vuelta...la reportera. Sueños blancos con puntadas de hilos dorados. Isabel y Fernando. Damas sin rostro mirando al infinito. Mano suspendida en gesto teatral. Brillante armadura forjada a la medida de su pecho. Y el sol. Caprichoso, juagando entre los pliegues de sus faldas. Escucha. ¿Oyes el deslizar de fru-fru de sus telas al caminar? Lustroso el suelo a su paso. Quizás., a lo lejos, el caballo encabritado en gesto romántico caiga rendido a los pies de la dama. Cuentas de colores, blancas perlas acaricia su mano. Acompaña tus pasos - viajero del siglo XXI - a la gloria esplendorosa de épocas pasadas. Las tres damas van al baile. Risas de polisón. Silencio de mágica ensoñación solo roto por el suspiro atrapado en el tiempo. Luz de gas en una calle de París. Infantiles juegos sobre la teatral pasarela. Carcajadas con sabor a viernes. Fuera, ya cubre la ne

Camille Claudel, 1915 (2013)

Imagen
¿Puede el rostro de un actor/actriz atrapar el alma del personaje al que da vida? Binoche…SI. Quizás, esta película, no se quedé grabada en la memoria de las personas que la contemplen, pero los ojos de la Binoche, la cara, limpia, desprovista de artificios, sufre, llora, ríe, duda, teme, mira, habla, sin necesidad de palabras. No las necesita.  Y en los silencios, en esa veracidad que los internos de un auténtico hospital psiquiátrico al sur de Francia dan al film,  “No puedo soportar los gritos de esas criaturas, me duelen en el alma” entre el negro que cuál fantasmas de luto que caminan visten los personajes, el vacío de los escenarios, los apagados colores, el viento, y el frío que traspasa la pantalla, se nos muestra una mujer herida, terriblemente maltratada por su madre, “Salvo a mí y a su hermano, prohíbo formalmente que ella escriba a nadie, ni que reciba ninguna comunicación, visita o carta de nadie." su hermana, pero sobre

Sueño "macchiaioli"

Imagen
A lo lejos,  oigo el canto de una copla  y el abrazo de la música que parece surgir  del calor de sus manos. Pero ya no puedo prestar atención. Silvestro Lega,el canto de una copla. En mis oídos, derrama sus palabras  y un beso esconden sus labios,  aún ruborizados  por la -incómoda- dama que nos vigila. Silvestro Lega Los novios.1869 Los ojos de la niña, me miran soñando ser mayores, disfrazándose de mujeres... Silvestro Lega Las niñas que juegan a señoras  ,1872 ¿Por qué quieres crecer tan rápido? - la pregunto sin hablar. ¡Sigue jugando! Mírala a ella, jugando perdida entre las briznas verdes y amarillentas del campo... como detiene su aún inocente mano en la flor. Gfattori el jinete estribado 1880 Marchas a la guerra con sueños de gloria y triunfo... Italia te necesita me dices entre súplicas y caricias. ¿Y yo? Dime...¿Qué haré yo si la negra  muerte te reclama? La visita de Silvestro Lega.1858. ¿Ves

Navarra

Imagen
Banda sonora con Pablo de Sarasate, artista nacido en Pamplona Niños jugando ante el ayto de Pamplona Ante mí,  se descubre una nueva Navarra que junto a tradiciones arraigadas,  me muestra gente de corazón noble,  lugares donde, si sabes buscar, reside el silencio ante las prisas de lo urgente y lo cotidiano.  Esculturas de Antonio López delante de la catedral de Pamplona En la que,  aparte del alboroto y la fiesta que parece vibrar siempre en la calle,  San Fermín "txico" el canto de los monjes en el monasterio de Leyre,  o la magia que parece flotar en la ermita de Eunate,  -alzada, solitaria, en el llano de este "reyno"-  Iglesia de Santa María de Eunate nos hace sentir que el alma,  escucha, palpita, vive, y las piedras  -testigos impasible durante siglos-  nos hablan,  ya sea por las manos del cantero en la hermosa simplicidad del románico  o en los muros de estos castillos que bien parecen d

Torero

Imagen
Y cuando las cuadrillas riman su paso al son de un pasodoble, vivo y sonoro, alegre como el vino de Andalucía, cada traje es un iris de seda y raso, que a los besos de llamas de un sol de oro se derrite en un iris de pedrería. El paseíllo ,  Francisco Villaespesa Hacía mucho tiempo que no mostraba nada de mis actuales obras, y ya va siendo hora. Nunca había sentido ninguna inclinación hacía el mundo taurino, de hecho no es una fiesta que me atraiga, aunque respeto a sus partidarios. Ante todo, respeto. Pero, como apasionada del color, este año, quedé deslumbrada ante su colorido y el oficio artesanal lleno de virtuosismo del traje del torero . Y, al descubrir a esta mujer, Paloma Aguilar y sus magnificas fotografías, acabé por enamorarme. La pedí permiso para interpretarlo y... ...El reto había empezado. ¿Sería capaz de plasmar tanta belleza y detalle?  Ese fue mi gran estímulo, cómo poder llevarlo al lienzo. Y me pus

Mi tierra...

Imagen
...La Mancha. Olivos verdes en laderas trepando al cielo con sus hojas. Llanura. Tierra de Don Quijote. ¿Loco? ¿Cuerdo? (Los de esta fantástica película son los de Campo de Criptana)  ¡Mirad! Los gigantes. "- ¿Qué gigantes? —dijo Sancho Panza. —Aquellos que allí ves —respondió su amo—, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. —Mire vuestra merced —respondió Sancho— que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino." ¡Cuántas veces plasmados en mis telas!                   ¡Espartero! Estelas en el cielo. Luz cegadora. Blanca cal deslumbra. ¡Sigue girando la rueda del molino, molinero! Dale al aspa, molino, hasta nevar el trigo. Dale que dale, dale que dale, dale que dale. Dale a la piedra, agua, hasta ponerla mansa. Dale al molino, aire, h

La belleza encerrada

Imagen
"Mira dos veces para ver lo exacto. No mires más que una vez para ver lo bello." Henry F. Amiel (Soundtrack de la entrada. En este enlace aparecen títulos que    sirve de acompañamiento perfecto a la visita. http://www.museodelprado.es/exposiciones/info/en-el-museo/la-belleza-encerrada/catalogo/ ) Cuando necesito silenciar mi mundo, cuando mi alma está inquieta e intranquila, necesito hallar la paz. A pesar de que Madrid –como siempre- ruge con sus sirenas, con su tráfico incesante…por este paseo siempre encuentro la serenidad que preciso. Como techo, los altos árboles que amortiguan la carrera de los neumáticos sobre los adoquines. Como paredes, la de este sublime edificio que encierra tanta belleza, preparada para el visitante que la contemple extasiado. Parece –más que necesario- el silencio para no perder ni un solo detalle –exquisito- de semejantes magia atrapada en pequeños cuadros de gabinete, bocetos preparator